Ir a contenido

DEBATE ACTUAL

Rebelión de las monjas para conseguir más igualdad en la Iglesia

La plataforma Voices of Faith pide en Roma reconocer el liderazgo de la mujer en la institución

"En Catalunya no somos un foco de esperanza. Hay mucho conservadurismo", dice una religiosa catalana

Rossend Domènech

Un grupo de monjas, en la plaza de San Pedro del Vaticano, en una imagen de archivo.

Un grupo de monjas, en la plaza de San Pedro del Vaticano, en una imagen de archivo. / PERE BATLLE

"Queremos que se reconozcan nuestros derechos", dice Zuzanna Flisowski. "Hemos sido reducidas al silencio y tratadas como un expediente", acusa Madeleine Fredeli. "Sin las mujeres, la Iglesia de la paz y reconciliación no existiría", ilustra Anne Beatrice Faye. "Veo una Iglesia que sufre por la debilidad de nuestros directivos", añade Simone Campbell.

Todas ellas son monjas procedentes de numerosos países y reunidas en Voices of Faith, una plataforma que tiene por objetivo reconocer el liderazgo de la mujer en la Iglesia católica. Este jueves se han reunido en Roma precisamente para pedir más igualdad y protagonismo en la institución.

El próximo lunes comienza el Sínodo de Amazónia, en el que se debatirá sobre ambiente, sostenibilidad, defensa de los indígenas e incluso de hacer sacerdotes a hombres casados, en el que votarán solo los varones, obispos, curas y laicos. "Nosotras también queremos votar", pide Fredeli, junto con las otras mujeres. La Iglesia cuenta con unos 1.200 millones de fieles, de los cuales el 50% son mujeres. Sin embargo, solo el 3% de ellas ocupa un cargo en el Vaticano.

El encuentro, celebrado a puertas abiertas en el centro de Roma, ha expresado fidelidad a la institución, pero también rebeldía. "Hay un machismo enraizado en la Iglesia católica", denuncia Fredeli, quien pide que el Papa les "abra el púlpito": o sea, que las monjas también puedan pronunciar sermones. "El papa Francisco es un creativo, pues que nos abra el púlpito, se necesita poco tiempo para introducir la novedad en el Derecho Canónico", sugiere. "Ahora nos han devuelto el micrófono, pero no es suficiente", dice, acusando que "todo en la Iglesia es interpretado desde una óptica masculina, por no citar el lenguaje masculino de los textos".

"¿Por qué una mujer no puede votar?"

No están solas. Desde Suiza les ha acompañado el obispo de Basilea, Felix Gmür, que durante  la jornada ha dialogado con una de ellas, apoyando sus reivindicaciones. "En mi diócesis un tercio son curas, otro tercio laicos y el último tercio mujeres", ha ilustrado, reconociendo que las últimas no están bien representadas.  Ha añadido que "si en el Sínodo de Amazónia un hombre laico vota, ¿por qué no puede hacerlo una mujer?". En referencia a su diócesis ha dicho no entender "por qué si las monjas toman decisiones" él tiene que "estar presente", mientras que con los curas no ocurre lo mismo.

La catalana Carme Forcadas, que también ha participado en la jornada de confrontación, añade que en este ámbito "Catalunya no es un foco de esperanza, como Basilea o los EEUU, porque hay  mucho conservadurismo y solo algunos aspectos de vanguardia". Con relación al resto del Estado cita el caso de la monjas trinitarias de Suesa (Cantabria), que se han quitado el velo y rezan con textos traducidos al femenino.

"En el mundo actual la democracia está cediendo y la Iglesia tendrá algo que decir, ¿no? Pues será más escuchada si los hacen juntos sus hombres y mujeres", añade la sueca Madeleine. "El silencio no es la opción; es el momento de actuar para ser fieles a nuestra obediencia", ha zanjado Flisowski.

Temas: Igualdad