01 abr 2020

Ir a contenido

incidente en la isla

Red Eléctrica apunta a un fallo fortuito en un transformador la causa del apagón en Tenerife

La operadora indica que no se descarta que pueda haber "algún elemento adicional involucrado u otros factores desencadenantes"

Europa Press

Un empleado de una cafetería de Santa Cruz de Tenerife intenta trabajar a oscuras mientras espera a que se restablezca el suministro eléctrico la isla.

Un empleado de una cafetería de Santa Cruz de Tenerife intenta trabajar a oscuras mientras espera a que se restablezca el suministro eléctrico la isla. / EFE / MIGUEL BARRETO

El fallo fortuito de un transformador de tensión instalado en la subestación de Granadilla de Abona podría ser la causa del apagón (cero energético) ocurrido este domingo en toda la isla de Tenerife, que dejó sin suministro a más de 450.000 clientes (lo que equivale a cerca de un millón de personas afectadas), aunque no se descartan otros elementos adicionales.

Así lo ha indicado el director de Operación de Red Eléctrica de España en Canarias, Eduardo Prieto, que ha comparecido en rueda de prensa junto a la delegada regional, Ainara Irigoyen, para informar de las últimas novedades en relación al fallo eléctrico que se prolongó hasta pasadas la 22.00 horas, cuando se recuperó prácticamente la totalidad del suministro.

Eduardo Prieto detalló que a las 13.11 horas se produjo una perturbación en el sistema eléctrico de Tenerife que llevó como consecuencia un cero energético en toda la isla, siendo el origen de este incidente el fallo fortuito en un equipo instalado en la subestación de Granadilla, en concreto, un transformador de tensión.

En cualquier caso, apuntó que este fallo no debe ser suficiente para tirar un sistema eléctrico completo como el de Tenerife, puesto que fallos fortuitos "ocurren con frecuencia y apenas tienen consecuencias", por lo que no se descarta que pueda haber "algún elemento adicional involucrado u otros factores desencadenantes".

Una vez que el sistema ha vuelto a la normalidad, Eduardo Prieto comentó que el objetivo ahora es analizar con detalle todos los registros y todas las variables eléctricas que están almacenadas en la "caja negra" para poder hacer un "análisis forense" y determinar la secuencia "concreta y completa" que lleva desde un primer incidente hasta un cero energético en la isla.

Este estudio, que comenzó en el día de ayer, puede durar varias semanas. El director de Operación de REE señaló que elementos simples que fallen y que tengan como consecuencia interrupciones de suministro importantes "son excepcionales pero se producen normalmente".

De hecho, mencionó que en agosto de este año un fallo simple ocurrido en Inglaterra (caída de un rayo en una línea) también entrañó otra serie de factores desencadenantes que dieron lugar a una interrupción importante.

Eduardo Prieto aprovechó su intervención para pedir disculpas a los miles de usuarios que se vieron afectados por el apagón e informó de que pueden trasladar sus quejas, como es preceptivo en la normativa, a las compañías con las que tienen contratado el suministro eléctrico para intentar resolver cualquier incidente que se haya podido producir, ya sea en sus viviendas o negocios.

Preguntado por el expediente informativo que abrirá el Gobierno de Canarias tras este incidente, entiende que el Ejecutivo canario haya tomado esta decisión pero indicó que hay que esperar a conocer con precisión cuál es la secuencia de lo que ha ocurrido para ver si es sujeto a responsabilidad o no y comprender la naturaleza de la causa-efecto de todo lo que ha podido suceder. 

La OCU recomienda reclamar

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha recordado a los afectados que pueden reclamar indemnizaciones por los daños sufridos como consecuencia de la interrupción del suministro eléctrico. La OCU ha dado una serie de recomendaciones para las aproximadamente 900.000 personas que se vieron afectadas por el apagón que afectó a Tenerife y que quieran presentar una reclamación. En este sentido, expone en un comunicado, que de acuerdo con los compromisos de calidad de las compañías eléctricas previstas en la actual normativa tendrán derecho a descuento solo las viviendas ubicadas en núcleos urbanos, al haber superado las cinco horas de interrupción.

Asimismo, atendiendo a los cálculos de la organización, el descuento en la factura por este apagón sería de aproximadamente 21 euros para las viviendas en entornos urbanos, que de acuerdo a la normativa se devolverá automáticamente en la facturación del primer trimestre de 2020, teniendo en cuenta el conjunto de interrupciones que se hayan producido durante todo el año.

En este sentido, OCU "considera claramente insuficiente" esta compensación, ya que "no cubre los perjuicios reales" que han sufrido los usuarios por este apagón. Por otro lado, la organización expone en relación a los descuentos, que el apagón puede haber causado daños en los aparatos eléctricos, los alimentos estropeados u otro que se hayan podido ocasionar, apuntando que si por ejemplo en el momento de la interrupción del suministro estaba realizando una compra por Internet o reservando un viaje, "es conveniente que revise su correo electrónico, así como su cuenta bancaria, para confirmar si finalizó la transacción".

Así, animó a los afectados a reclamar por los daños y perjuicios que les haya ocasionado el corte en el suministro, ya que en este caso "no se trataba de una interrupción prevista y no hay causas de fuerza mayor (meteorológicas) que puedan servir de justificación al apagón".

Además aconseja que los afectados recopilen todos los tiques o facturas de sus electrodomésticos, así como los documentos que puedan acreditar el daño o la pérdida, tales como los tiques de compra de la comida que había en el congelador o la nevera. Al respecto, recomienda hacer fotografías y vídeos que puedan acreditar el daño y sus efectos para poder reclamar una indemnización adecuada.

Los pasos para reclamar los eventuales daños y perjuicios económicos causados por un apagón eléctrico son: presentar una reclamación por escrito directamente al departamento de atención al cliente de la empresa responsable del suministro para lo que OCU facilita en su web un modelo de reclamación; si bien, no se recibe respuesta por parte de la empresa en el plazo de un mes o si esta no es satisfactoria, se puede dirigir a la oficina autonómica competente.

El usuario también puede poner la reclamación en la Oficina de Información al Consumidor más cercana a su domicilio. Por otro lado, se aconseja a los afectados revisar su póliza de seguro de hogar, ya que en algunas ocasiones cubre la pérdida de alimentos si se sufre un apagón o un corte de suministro.
Finalmente, OCU exige que se sancione de acuerdo a la normativa a quien finalmente sea declarado responsable. En este sentido recuerda que el Gobierno de Canarias ya ha iniciado un expediente para investigar lo sucedido y depurar responsabilidades.