Ir a contenido

Bruselas alerta del parón en las reformas educativas en España por la inestabilidad política

La Comisión Europea advierte en un informe anual sobre educación del abuso de los contratos temporales

Silvia Martinez

Bruselas alerta del parón en las reformas educativas en España por la inestabilidad política

La docencia es en general una profesión atractiva en España, especialmente en el sector público, con salarios que se encuentran entre los más altos de Europa. Es una de las conclusiones del último informe sobre educación y formación 2019, publicado este jueves por la Comisión Europea, que lanza la voz de alarma sobre una batería de problemas sin resolver: el abuso de los contratos temporales, el parón de las reformas por la inestabilidad política y la ralentización en la reducción del abandono escolar prematuro.

Concretamente, alerta la Comisión, el 25% de los profesores en España son interinos, aunque existen grandes diferencias regionales, y ese elevado porcentaje –que oscila del 41% en Baleares al 13% en Galicia- dificulta la formación de equipos estables y cohesionados en las escuelas. "Los contratos de muchos profesores son temporales", lamentan. Otro problema al que se enfrenta el sistema educativo es el envejecimiento de la población docente –un 34,2% tiene más de 50 años- y “es evidente que durante la próxima década será necesario llevar a cabo una renovación importante del personal docente”, avisa el estudio que también menciona el estancamiento del gasto educativo. 

“Aunque el PIB de España creció de 2016 a 2017, el gasto en educación se mantuvo en el 4%, por debajo de la media de la UE del 4,6%”, señala el informe que revela que también el gasto en educación primaria, secundaria y superior también se encuentra por debajo del de otras economías parecidas de los Estados miembros.

Reformas pendientes

Pero si hay algo sobre lo que alerta especialmente el análisis es sobre el parón de las reformas educativas. “Las elecciones generales impidieron que el Gobierno emprendiera reformas y propuestas legislativas, incluida la reforma de la actual ley de educación, un nuevo modelo de becas de estudios, el acceso universal a la educación de la primera infancia, reformas del acceso a la profesión docentes y a la formación del profesorado y reformas para reducir el número de profesores interinos”, enumera el Ejecutivo comunitario. 

Además, aunque el Gobierno anunció en noviembre del año pasado una reforma integral de la educación superior, esta “todavía no se ha materializado” ni se han llevado a cabo otras reformas anunciadas. Tampoco avanza por buen camino la cooperación entre las universidades y las empresas. “Aunque tanto el ámbito académico como el empresarial desean una mayor cooperación ésta sigue siendo escasa”, lamentan en el análisis que valora positivamente el proceso puesto en marcha para la modernización de la formación profesional