Ir a contenido

tres puntos porcentuales más, según el CGPJ

Aumentan las mujeres asesinadas que habían denunciado a su maltratador

46 de las 151 en el trienio 2016-2018, lo que supone un 30,5% según este Observatorio

Este informe también alerta del mayor riesgo de crímenes machistas en el ámbito rural

El Periódico / Agencias

Juicio por violencia machista en Palencia. 

Juicio por violencia machista en Palencia.  / EFE / A. ALVAREZ

El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) está preocupado por el aumento del número de mujeres asesinadas que habían denunciado a su maltratador: 46 de las 151 lo había hecho en el trienio 2016-2018, un 30,5% y tres puntos más con respecto al promedio de los diez últimos años. Aun así, el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género reitera que el silencio es un "factor de riesgo para la vida de las mujeres maltratadas" e insta a víctimas y a la sociedad en general -las denuncias del entorno son sólo de entre el 5 y el 7 % del total- a denunciar, el paso previo para que la administración las proteja.

En total, 151 mujeres fueron asesinadas en España en este periodo, un 11,2 % menos que entre 2013 y 2015. Según estos datos, casi el 65 % de las asesinadas compartía domicilio con su agresor y el 45,7 % estaba o había estado casada con él.  Es precisamente el domicilio el lugar en el que más se cometen los feminicidios (el 81 % de los casos), seguido de la vía pública y el vehículo (6 % en ambos casos) y el espacio de trabajo (2 %). Además, domingos y lunes son los días en que más asesinatos tuvieron lugar entre 2016 y 2018, siendo julio el mes con más feminicidios, si bien el CGPJ ha recordado que "todos los meses entrañan riesgo".

Este organismo ha publicado su informe sobre víctimas mortales de la violencia machista en este trienio, en el que se alerta sobre la desprotección de las mujeres en el ámbito rural: el 70 % de los asesinatos machistas cometidos entre 2016 y 2018 tuvo lugar en poblaciones de menos de 100.000 habitantes. 

Pueblos, maternidad y pobreza

En este informe estadístico, el Poder Judicial alerta de que casi el 70 % de los crímenes perpetrados durante esos tres años tuvo lugar en poblaciones pequeñas, lo que "implica que las mujeres están más desprotegidas en el ámbito rural y que, por tanto, sería necesario redoblar los esfuerzos en estas zonas dotándolas de recursos de prevención así como de servicios de asistencia y protección".

Además de la zona de residencia -en todas las provincias se registraron al menos dos asesinatos machistas en ese trienio-, la maternidad es otro de los factores que hacen más vulnerables a las víctimas. El 43 % de mas las víctimas mortales del periodo 2016, 2017 y 2018 tenía hijos menores -102 niños quedaron huérfanos en ese tiempo- y tres de cada cuatro eran madres.

"La maternidad -junto con la pobreza, la dependencia económica o por discapacidad y el embarazo- es un factor que hace más vulnerables a las mujeres víctimas de la violencia machista y que guarda relación con el elevado porcentaje de casos sin denuncia previa: el miedo atenaza a la víctima, que no denuncia para proteger a sus hijos", lamenta el Observatorio.

Edades y nacionalidades

La edad media de las víctimas mortales fue de 43,5 años y en más de la mitad de los asesinatos los agresores acabaron con la vida de mujeres de entre 26 y 45 años. El 64,2 % eran españolas y el 38,5 % extranjeras, lo que "pone de manifiesto la vulnerabilidad" de este colectivo. La mayoría de las víctimas extranjeras procedía de Marruecos, Rumanía, Ecuador, Bolivia y República Dominicana.

En cuanto al agresor, tenía una edad media de 48,2 años, cinco más que el promedio de las mujeres asesinadas y el 65,8 % de los victimarios era de nacionalidad española.

Tras el asesinato, el 22,5 % de los victimarios se suicidó -la edad media de los suicidas fue 49,7 años, siete de cada diez eran españoles y la mitad estaban casados con la víctima-, el 13,2 % lo intentó, el 47 % fue detenido, el 16,6 % se entregó y el 0,7 % huyó.