Ir a contenido

Riesgo amarillo

La gota fría pierde por fin fuerza tras dejar 6 muertos

La AEMET rebaja el nivel de alerta para el domingo y prevé precipitaciones menos copiosas en el centro peninsular

Siguen 1.000 militares desplegados en la zona y aún así de nuevo el agua ha anegado casas y locales con sus habitantes dentro

El Periódico

Las lluvias registradas en la Vega Baja las más catastróficas en 140 años. / EFE/MOE/ EFE VÍDEOS

Si las predicciones de la Agencia Estatal de Meteorología atinan (Aemet) no fallan, lo peor de la gota fría que ha asolado Alicante, Murcia y buena parte de Andalucía ha pasado. Si bien, se ha cobrado la vida de seis personas, el último un hombre de 41 años cuyo cadáver fue encontrado este sábado en Orihuela. Uno de los peores temporales que se recuerdan en los últimos 30 años ha obligado a evacuar a unas 4.000 personas y ha dejado incalculables destrozos materiales e imágenes insólitas como cataratas y prácticamente un mar nacido de la nada en la mencionada ciudad alicantina, que podría ser considerada la zona cero de la borrasca, y en otras muchas localidades.

Este sábado la borrasca se ha trasladado hacia el oeste y se ha cebado con varias provincias de Andalucía, como Málaga, Córdoba, Jaén y Sevilla, así como Castilla La-Mancha o Madrid, donde se han registrado lluvias copiosas y tormentas. Si bien, la Aemet rebaja el nivel naranja de estas zonas, que alerta de un riesgo importante, a nivel amarillo para este domingo y sólo prevé acumulaciones de 15 a 20 litros por metro cuadrado en una hora en un área más restringida comprendida entre Córdoba y Sevilla, el centro peninsular, Cáceres y algunas provincias de Castilla y León y Aragón. En el  área más afectada, el sureste peninsular, este domingo aún se esperan precipitaciones localmente persistentes en el sur de la Comunitat Valenciana.

La DANA, difícil de pronosticar

Si bien, la previsión puede fallar dado que la Depresión Aislada en Niveles Altos (DANA), que es como los meteorólogos denominan a la gota fría, se caracteriza por tener un carácter errático y difícil de predecir. Además puede permanecer en la misma zona o ir y volver varias veces, que es lo que ha sucedido en el sureste peninsular, donde algunas localidades han sido castigadas varias veces, dado que la tormenta ha tenido un efecto rebote, siendo muy devastadora.

“El agua nos ha atacado por todos los frentes ya que, además de las inundaciones por los litros caídos, hemos recibido la escorrentía de la sierra, que ha arrastrado mucha agua a gran velocidad y grandes piedras que han provocado destrozos, a lo que hay que sumar la crecida del río Segura”, relataba este sábado el alcalde de Orihuela, Emilio Bascuñana, minutos después de visitar el puesto de mando de las fuerzas de emergencias, junto con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y los ministros de Interior y Fomento, Fernando Grande-Marlaska y José Luis Ábalos.

Más de 1.100 militares siguen desplegados en las localidades arrasadas, lo que no ha impedido la muerte de seis personas. El último fallecido, un hombre de 41 años, ha sido hallado este sábado en la pedanía de La Matanza, en Orihuela. Las fuerzas de seguridad primero localizaron su moto y posteriormente su cadáver.

El río Segura causa estragos

En el área de la Vega Baja del Segura, donde se encuentra Orihuela, la situación se vio agravada en la madrugada del viernes cuando se rompió un dique del río Segura, que además de anegar Almoradí, afectó a un puente de la carretera CV-31. En esta zona, los servicios de emergencia han tenido que rescatar a más de 500 personas. En total, sumando los 160 de la provincia de Murcia, la cifra asciende ya a 710, según datos de la mañana del domingo.

En Murcia, el desbordamiento simultáneo de tres ramblas en Torre Pacheco obligó a lanzar de nuevo el aviso de desalojo a los vecinos, si bien se ha podido reabrir el aeropuerto internacional y el Ministerio de Justicia ha aprobado un plan de emergencia que garantiza el funcionamiento de los juzgados cerrados. No obstante, aún permanecen 300 personas en albergues y el Gobierno regional ha solicitado la declaración de Zona Catastrófica, informa Belén Pardo. En algunos municipios murcianos se vivieron de nuevo escenas de pánico, con el agua anegando casas con sus habitantes dentro. Por ejemplo, en Beniel Juan Casanova y su familia fue rescatada cuando el torrente les llegaba casi a la cintura. “Además del agua que entraba por la puerta, también salía por el váter, nos agarramos a las rejas de la ventana hasta que vinieron a sacarnos”, relata.

Y en Andalucía se han registrado más de 340 incidencias, sobre todo en Málaga y Granada, también por casas anegadas, rescates e incidentes en carretera.  

2,5 kilómetros a pie para dar a luz

Sofía vino al mundo este sábado en el hospital Reina Sofia de Murcia, que no tiene servicio de maternidad, después de que su madre fuera andando desde Puente Tocinos, a 2,5 kilómetros, hasta el centro sanitario porque no podía acceder ningún vehículo hasta su casa.
Ebyreke, natural de Gana, se puso de parto a la cuatro de la madrugada del viernes y su marido llamó una ambulancia para su traslado al hospital, pero las continuas emergencias que surgían por la gota fría y las inundaciones no hacían posible su desplazamiento para atenderla. Y tampoco podían llegar los taxis porque estaban las inmediaciones cortadas.
Ebyreke tenía las contracciones cada vez con más frecuencia por lo que su marido, Mohamed Lamino, decidió que fueran a pie hasta el hospital más cercano y llevaron consigo a su hijo de dos años para que no se quedara sólo. Durante el camino pararon varias veces por los fuertes dolores que tenía la parturienta, entre el barro y soportando la intensa lluvia, hasta que en las proximidades de Murcia capital los recogió un camión y los trasladó al hospital Reina Sofia.
A los pocos minutos de llegar Ebyreke dio a luz una niña, a las nueve de la mañana, a la que pusieron el nombre de Sofia, en homenaje al hospital que acogió a la familia.

Belén Pardo

Temas: Temporales