Ir a contenido

La ley de eutanasia se abre otra vez paso pero decaerá sin Gobierno

El Congreso admite a trámite la iniciativa socialista tras un bronco debate con PP y Vox

La oposición acusa al PSOE de tener fines propagandistas ante la posible repetición electoral

Patricia Martín

El diputado del PSOE, Patxi López, durante la defensa de la ley de eutanasia, este martes en el Congreso. 

El diputado del PSOE, Patxi López, durante la defensa de la ley de eutanasia, este martes en el Congreso.  / José Luis Roca

El Congreso admitió este martes a trámite la primera proposición de ley presentada por el PSOE esta legislatura, destinada a que España se convierta en uno de los pocos países que han regulado la eutansia. El proyecto legal anterior decayó con las elecciones generales del pasado abril, después de que PP y Ciudadanos ampliaran en 19 ocasiones el plazo de presentación de enmiendas, lo que logró paralizar el proyecto. Y el nuevo intento morirá si en los próximos 13 días PSOE y Podemos no llegan a un acuerdo para formar Gobierno. 

De hecho, el encargado de defender la iniciativa, el expresidente del País Vasco Patxi López, señaló que el PSOE ha elegido la regulación de la eutanasia como su primera iniciativa en el Congreso porque "simboliza lo que podría ser esta legislatura", la de "conquista de derechos, recuperación de libertades y progreso colectivo". "Sólo hay que ponerse de acuerdo en el para qué [...], sé que valdría la pena", señaló el diputado, en un claro mensaje a Podemos. 

Vox compara al PSOE con el Tercer Reich

La admisión a trámite de la regulación contará con el voto a favor de todos los grupos salvo el PP y Vox, partidos que cargaron duramente contra el PSOE y los partidos que apoyan el suicidio asistido. La ultraderecha comparó a los socialistas con el Tercer Reich y consideró que la eutanasia es "la respuesta" del Gobierno ante el "invierno demográfico" y el problema de natalidad. El PP no fue tan lejos pero sí consideró que una ley de eutanasia "presiona a las personas a escoger una muerte anticipada en caso de sufrimiento". 

Con estos términos, el debate fue bronco, muestra de la falta de entendimiento político que asola al país. De hecho, la mayoría de los grupos, apoyen o no la eutanasia, acusaron al PSOE de usar "a los pacientes terminales y sus familias" como propaganda electoral ante la alta posibilidad de que se repitan las elecciones. También Podemos se mostró "incómodo" ante la decisión del PSOE de presentar la regulación de un derecho tan importante y polémico sin saber si se va a conformar un Gobierno. "Es una falta de respeto para las personas que desean morir dignamente", señaló la podemista Noelia Vera. Su partido, aún así, apoyará la iniciativa por "responabilidad política", según subrayó.