Ir a contenido

Colectivo vulnerable

Los municipios piden sanciones a Endesa si corta la luz a la población desfavorecida

Piden a la compañía que condone la deuda pendiente y que se eleva a los 21 millones de euros

Albert Segura

Reunión de los ayuntamientos catalanes en Terrassa para reclamar la condonación de la deuda.

Reunión de los ayuntamientos catalanes en Terrassa para reclamar la condonación de la deuda. / ACN

Medio centenar de ayuntamientos catalanes se han reunido este jueves en Terrassa con el fin de abordar la carta que el pasado mes de julio la compañía energética Endesa mandó a los consistorios advirtiendo de cortes en el suministro eléctrico a las famílias que acarrean una deuda en su factura. Los alcaldes reunidos han acordado pedir a la Generalitat que aplique sanciones a la compañía si se procede a los cortes, dado que afecta a población vulnerable, y a exigir a Endesa la condonación de la deuda, que consideran que tiene que asumir la propia compañía.

Un total de 49 municipios se han sumado a la convocatoria que llevó a cabo el alcalde de Terrassa, Jordi Ballart, tras recibir la carta de Endesa el pasado mes de julio. En la misiva, enviada a unos 400 consistorios, se les reclamaba el abono del 50% de la deuda de las familias vulnerables, y se advertía de que en caso de que no se realizara, se cortaría el suministro. 

Solo en Terrassa, ciudad que ha convocado el encuentro, esta deuda se eleva al millón de euros, y afecta a un total de 800 familias. En total se calcula que un 10% de la población catalana está afectada por esta deuda, lo que suma una deuda de 21 millones de euros.

En la reunión, en la que han tomado parte alcaldes como la de Girona (Marta Madrenas), Vilanova i la Geltrú (Olga Arnau) o Sant Cugat del Vallès (Mireia Ingla) y ha contado con la presidenta de la Alianza contra la Pobreza Energética, Maria Campuzano, se ha suscrito un documento bautizado como “Declaración de Terrassa” y una moción que se llevará a aprobación en los plenos municipales.

En la declaración se emplaza a la Generalitat a que utilize los mecanismos sancionadores y jurídicos necesarios con el fin de penalizar a Endesa si finalmente procede a cortar el suministro eléctrico a las famílias protegidas por la Ley 24/2015. Del mismo modo, exigen a Endesa que condone una deuda que consideran inexistente, dado que se trata de una responsabilidad que recae en las compañías energétcias. 

“No aceptaremos ningún chantaje, si quieren la gestión de la deuda será en el marco de un convenio con las empresas eléctricas y las administraciones públicas catalanas", apunta la declaración, que ha presentado ante la prensa el alcalde de Terrassa, Jordi Ballart.