14 ago 2020

Ir a contenido

EN TARRAGONA

Un hombre podría ser expulsado de España por grabar a sus vecinos manteniendo relaciones sexuales

La fiscalia lo considera autor de un delito de descubrimiento y revelación de secretos por lo que pide dos años de prisión y 4.860 euros de multa

También acusa al vecino de de un delito leve de lesiones por la agresión física que le propinó al darse cuenta de que estaba siendo grabado

ACN

Edificio de los juzgados de Tarragona

Edificio de los juzgados de Tarragona

Un hombre que grabó un vídeo de sus vecinos mientras mantenían relaciones sexuales podría acabar expulsado del Estado español durante seis años. Los hechos sucedieron el 30 de mayo del año pasado en un bloque de pisos de la Part Baixa de Tarragona.

Alrededor de las 23.30 horas, el acusado se dirigió hacia la terraza comunitaria del inmueble donde vivía, colocó un teléfono móvil a la altura de la ventana del tercer piso y empezó a grabar imágenes del interior de una habitación donde había una pareja manteniendo relaciones sexuales. En darse cuenta de la situación, el vecino salió a pedirle explicaciones y acabó propinándole distintos golpes en el cuellopuñetazos y una patada en la pierna, por lo cual también está procesado en el caso.

Sin autorización para residir en España

Según el escrito del fiscal, el autor del vídeo, un hombre de origen colombiano y sin autorización administrativa para residir en el Estado español, actuó con la intención de "vulnerar la intimidad ajena". El ministerio público lo considera autor de un delito de descubrimiento y revelación de secretos por el cual pide dos años de prisión y 4.860 euros de multa. Asimismo, pidió sustituir la pena de prisión por la expulsión del estado español y la prohibición de regresar durante seis años. 

Por otro lado, la fiscalía acusa el vecino de un delito leve de lesiones por la agresión física y pide imponerle 45 días de multa con una cuota diaria de nueve euros. Además, el ministerio publico solicita que se indemnice al hombre que estaba grabando con 70 euros por las lesiones ocasionadas. unas policontusiones leves. El caso llegará próximamente a juicio en los juzgados penales de Tarragona.