Ir a contenido

LA CARA B DEL SEXO DE PAGO MASCULINO

De refugiado a chapero

Un colombiano explica a EL PERIÓDICO que las listas de espera para pedir asilo le han 'obligado' a prostituirse

Dice que tiene 24 años, y se anuncia en una web ofreciendo sus servicios para personas homosexuales

Elisenda Colell

Web de contactos masculinos para hombres.

Web de contactos masculinos para hombres. / JORDI COTRINA

Pese a que en España las grandes redes de explotación sexual las sufren solo mujeres, también hay hombres que se ven obligados a ejercer la prostitución no por coacción, sino porque no tienen más remedio. Lejos del glamur del gigoló, el sexo de pago masculino tiene también su cara B. "No tengo papeles y no encontraba trabajo. Tomé la decisión de prostituirme para no acabar en la calle", explica  a EL PERIÓDICO uno de estos hombres, quien prefiere no revelar su identidad. Hace apenas un mes este joven decidió huir de su país, Colombia. "La situación actual con las guerrillas se ha transformado con mucha violencia, hay mucha inseguridad y no hay paz, decidí venir a Barcelona para empezar de cero con más oportunidades", relata. Compró un vuelo. Solo. Y a finales de julio aterrizó en el aeropuerto de El Prat. Nada más llegar fue directo a la Oficina de Extranjería para solicitar el asilo como refugiado, como ya han hecho 8.600 personas de su país este año en España. El problema es que para tramitarlo le han dado hora para enero.

Hasta entonces es un inmigrante irregular sin derecho a ninguna ayuda social ni tampoco permiso para residir ni trabajar legalmente en España. Él había traído dinero para aguantar los primeros días, pero enseguida vio que no era suficiente para pagar una habitación en Barcelona durante seis meses. Buscó trabajo "de lo que fuera". No encontró nada.

"Todo el mundo me pedía el permiso de trabajo, pero yo no tengo papeles", señala. Y al final llegó el momento que él considera uno de los peores de su vida: "Tuve que tomar la horrible decisión de prostituirme, era esto o acabar durmiendo en la calle", dice visiblemente afectado. A este colombiano no le gustan los hombres, así que primero probó anunciándose en webs de prostitución para mujeres: "No hay mucha demanda, así que no me quedó otra que la prostitución masculina". En este sector, dice, hay muchas más peticiones. En tan solo dos semanas de estar anunciado en una página de prostitución masculina ya ha tenido dos clientes.

"Te obligan a tomar drogas"

El problema, asegura, es la competencia. "Ya has visto la cantidad de anuncios que hay, tienes que estar muy en forma, mantenerte porque sino nadie te va a contactar y al final yo necesito pagar mi alquiler", señala. Insiste en que este mundo le desagrada por completo. "Tienes que fingir que te está gustando cuando no es verdad, te tienes que acostar con gente con la que nunca te acostarías". Pero lo peor de todo es la droga. "Te obligan a tomar drogas como cocaína o pastillas. Yo no quería acabar así, pero no he tenido otra alternativa", explica.

No solo es esclavo de su pobreza, también de sus clientes. "Necesito que me valoren positivamente en la web, y esto me puede llevar a hacer cosas que no quiero hacer", teme. A cambio, siempre exige lo mismo, 100 euros. Tiene miedo de que le pidan practicar el sexo sin preservativo. "Lo tendré que hacer" susurra con un suspiro.