30 oct 2020

Ir a contenido

60 KILÓMETROS DE PERÍMETRO

Incendio sin control: 9.000 evacuados y 6.000 hectáreas quemadas en Gran Canaria

Las llamas afectan ya al parque natural de Tanadaba, la joya verde la isla, con cientos de especies endémicas

La escasas lluvias y un sucesión de olas de calor están detrás del verano negro que sufren los bosques de las islas

EL PERIÓDICO

El incendio iniciado sobre cuatro de la tarde de este sábado en Valleseco (Gran Canaria) avanza imparable al estar en estos momentos fuera de capacidad de extinción. Así lo han puesto de manifiesto el presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, y el técnico del Cabildo grancanario, Federico Grillo. / EUROPA PRESS VÍDEO

El incendio de Gran Canaria ha afectado a más de 6.000 hectáreas, ha provocado el desalojo de 9.000 personas y se mantiene activo con los esfuerzos concentrados en evitar que el fuego llegue a los núcleos poblados, cuando se cumplen 48 horas desde que se inició el sábado pasado.

Las evacuaciones continúan y a primera hora de esta tarde se ha desalojado el barrio de Ayacata y, posteriormente, el de La Cumbre, ambos en el municipio de Tejeda, cuya cuenca tratan de proteger de la propagación del fuego, que afecta además al parque natural de Tamadaba.

Veinte carreteras de la isla han sido cortadas y no está previsto que las personas desalojadas puedan volver este lunes a sus casas. 

Despliegue importante

El incendio tiene un perímetro de 60 kilómetros y afecta a ocho municipios de la isla, ha señalado el presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, quien junto con el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha informado de la evolución del fuego.

El ministro ha dicho que las dos próximas jornadas serán cruciales en la evolución del fuego, en cuya extinción trabajan casi un millar de personas y 14 aeronaves en uno de los despliegues más importantes que se han realizado en Canarias y en España en un dispositivo contraincendio.

Se prevé que en las próximas horas bajen las temperaturas y aumente la humedad ambiental, después de un fin de semana de alerta por intenso calor, lo que permitiría avanzar en el control del fuego.

Parque afectado

Los esfuerzos se concentran sobre todo en contener el avance hacia los municipios de Agaete y La Aldea, el frente más complicado, así como hacia Tejeda, donde el fuego se mantiene activo a pesar de los esfuerzos, ha indicado el jefe de servicio de la Dirección General de Seguridad del Gobierno canario, Florencio López.

En la zona de Agaete y La Aldea, donde se encuentra el Parque Natural de Tamadaba, solo se puede actuar por aire, pues es muy peligroso hacerlo por tierra, ya que hay gran riesgo de que los medios terrestres queden atrapados.

Afortunadamente, hay zonas del pinar de Tamadaba que no han sido afectadas y "no se está haciendo mucho daño", de manera que el fuego avanza como si fuera una quema controlada, pero todo dependerá de cómo evolucione el viento, según López.

Planas ha reconocido que estamos en "un momento crítico" en la lucha contra "este gravísimo incendio", ha destacado el apoyo que el Estado está prestando a Canarias para la extinción del fuego y ha insistido en que la prioridad es evitar la pérdida de vidas humanas.

A las aeronaves que actualmente trabajan en la extinción se unirá en las próximas horas un avión especializado en la coordinación de medios aéreos, lo que permitirá una mayor seguridad y eficacia en el agua que se arroja sobre el fuego.

También llegará a Gran Canaria un dron de última generación que permite tomar imágenes nocturnas en streaming y conocer con exactitud la situación sobre el terreno.

Catástrofe ambiental

El incendio ha ocasionado una "catástrofe ambiental sin precedentes en la isla" que, en una primera valoración, ha afectado a más de 150 especies vegetales terrestres que, además, son endémicas de este territorio insular, ha asegurado el director del Jardín Botánico Canario "Viera y Clavijo", Unidad Asociada al CSIC que depende del Cabildo de Gran Canaria, Juli Caujapé. Entre ellas figuran unas 60 especies vegetales terrestres que son exclusivas de Gran Canaria, como la magarza plateada de Artenara o la col de risco de Tamadaba.

La crisis climática, la orografía, las condiciones atmosféricas y la falta de prevención contra los incendios, han facilitado la propagación de este fuego, según han explicado a EFE varios expertos consultados sobre la dificultades para controlar este incendio.

Las "condiciones orográficas de Canarias dificultan las labores", ha asegurado el ingeniero técnico forestal y funcionario interino del Cabildo de Gran Canaria, Javier Blanco, quien ha explicado que las islas occidentales comparten "más o menos las mismas características, son muy escarpadas y con mucha vegetación".

Por otra parte, el Cabildo de Gran Canaria ha recibido numerosos animales, muchos voluntarios y diversas donaciones de forraje desde que ofreció las instalaciones de su Granja Agrícola Experimental a los ganaderos afectados por el incendio forestal declarado el sábado en la isla

Muchas viviendas afectadas

El número de desalojados se multiplicó por dos en solo unas horas, con momentos de especial nerviosismo entre los vecinos que veían como las llamas y el humo se acercaban a unas viviendas que debían dejar abandonadas. Grillo explicó este lunes que aún no había datos sobre cuántas viviendas se han visto afectadas por el fuego pero auguró que serían "muchas". 

Los momentos de mayor tensión los sufrieron durante toda la noche unos 85 vecinos del municipio de Artenara que fueron obligados a permanecer en la población, dentro de un centro cultural, porque era más peligroso salir, rodeado como estaba el pueblo por las llamas y el humo.

Por la noche hubo que desalojar el casco urbano completo de Valleseco (ayuntamiento con 3.784 habitantes), el barrio de El Carrizal de Tejeda, en la cumbre; y los barrios de El Valle y El Risco, en Agaete, cerca de la cabeza del incendio, en el noroeste de la isla. También las poblaciones de Saucillo, en Gáldar, y Piletas y Troya, en Agaete.