Ir a contenido

Los Mossos investigan la muerte violenta de una mujer encontrada en plena calle en Barcelona

La víctima era una mujer de nacionalidad sueca de 46 años que ha aparecido debajo del remolque de un camión en el paseo de Can Tunis

Es el séptimo homicidio registrado en la capital catalana desde el 1 de julio

Guillem Sànchez

Hallado el cadáver de una mujer bajo un camión en el paseo de Can Tunis de Barcelona. / FOTO: MIQUEL CODOLAR / ACN / VÍDEO: EUROPA PRESS

Los Mossos d'Esquadra investigan otra muerte violenta en Barcelona. Este lunes, a las ocho de la mañana, han hallado el cuerpo de una mujer de nacionalidad sueca y de 46 años de edad bajo el remolque de un camión aparcado en el paseo de Can Tunis, desnuda de cintura para abajo. El cadáver, según los primeros agentes, presentaba signos claros de criminalidad. Sin embargo, subrayan fuentes policiales, los investigadores que se han hecho cargo del caso han querido mantener abiertas todas las posibilidades

El lugar en el que su cuerpo ha sido abandonado se encuentra muy cerca de la Ronda Litoral, un rincón al que algunas prostitutas acuden para llevar a cabo servicios sexuales a clientes que captan en la calle Mare de Déu dels Ports, al lado del cementerio de Montjüic. Esta zona, de paso de trenes de mercancías, ha sido una de las inspeccionadas por agentes de los Mossos en busca de rastros de sangre que pudieran dar pistas sobre el lugar en el que la víctima fue asesinada. Allí, escondido entre la maleza, había un colchón rodeado de preservativos usados.

El crimen de la mujer sueca es el séptimo que se registra en Barcelona desde el 1 de julio y el segundo del mes de agosto. El 6 de julio murió el marido de una peluquera en el paseo de Manuel Girona. Un encapuchado irrumpió a la hora del cierre en el establecimiento y disparó contra la víctima, que había ido a recoger a su mujer al final de su jornada laboral. Eso fue en Sarrià-Sant Gervasi. El 11 de julio, en un locutorio de la esquina de Entença con Consell de Cent, una discusión entre dos jóvenes se zanjó a navajazos, la víctima recibió una cuchillada en el abdomen y fue trasladada al Hospital Clínic, donde murió.

Las pistolas volvieron a ser el arma homicida el 12 de julio, en el extremo contrario de la ciudad, en Poblenou. Otro encapuchado disparó a otra persona y escapó a bordo de un patinete eléctrico. El 26 de julio, un hombre murió acuchillado en la plaza de Folch i Torres del barrio del Raval. La madrugada del 28 de julio, un joven chino de 25 años recibió una paliza mortal en un bar del Port Olímpic. El 8 de agosto una pelea entre toxicómanos acabó con un botellazo mortal en la plazoleta de Comerç, junto al Arc de Triomf. 

Temas: Cadáveres