HUIDA TEMERARIA

Detenido en Cambrils un conductor que circuló 36 kilómetros en sentido contrario en la AP-7

El kamikaze ha impactado contra la barrera de vehículos que los Mossos han formado para lograr que frenase

Punto de la AP-7 a la altura de Cambrils donde el conductor kamikaze ha impactado contra la barrera policial.

Punto de la AP-7 a la altura de Cambrils donde el conductor kamikaze ha impactado contra la barrera policial.

Se lee en minutos

Agencias

Los Mossos d'Esquadra han interceptado en Cambrils (Tarragona) a un conductor kamikaze que ha circulado en dirección contraria por la AP-7 durante 36 kilómetros y por encima de la velocidad permitida. El hombre, de 39 años y al parecer italiano, ha quedado detenido por los delitos de conducción temeraria, daños y atentado a la autoridad. La interceptación del vehículo ha requerido que los Mossos formaran una barrera con sus vehículos sin ocupantes dentro para frenar al kamikaze.

Los hechos han ocurrido a primera hora de este sábado en la AP-7 en sentido Barcelona. Los Mossos han recibido una veintena de llamadas de alerta de otros conductores. En un principio, el hombre ha circulado en sentido correcto pero haciendo eses. Los Mossos han iniciado entonces el dispositivo para frenarlo. Al darse cuenta, el conductor ha dado la vuelta y ha empezado a circular en sentido contrario a 150 kilómetros por hora. 

El individuo no ha atendido las órdenes de los Mossos y ello ha hecho que la policía, para frenarlo, formaran una barrera de coches para frenarlo. El hombre ha embestido la barrera y ha sido entonces cuando los agentes han podido detenerlo.

Noticias relacionadas

En el vehículo han encontrado 40 teléfonos móviles, tablets, un televisor, material informático y 12.750 euros en efectivo. La policía ha abierto una investigación. 

El hombre se encuentra detenido en custodia hospitalaria en el Hospital Sant Joan de Reus (Tarragona). Los investigadores han podido averiguar que el detenido conducía un coche prestado, que no robado, cuyo titular es italiano, y están a la espera de obtener la autorización judicial para poder someter al detenido a la prueba de drogas.