Ir a contenido

IMPRUDENCIA TRÁGICA

El autor del atropello masivo de Girona se había picado con otro coche

El conductor tenía el carnet hacía tan solo dos meses y circulaba a gran velocidad

Una niña de cinco años permanece en estado grave pero fuera de peligro

El Periódico

Imagen de la terraza del bar donde ha tenido lugar el accidente, con el vehículo al fondo, en la calle Mare de Déu del Remei, en Girona.

Imagen de la terraza del bar donde ha tenido lugar el accidente, con el vehículo al fondo, en la calle Mare de Déu del Remei, en Girona. / ACN

El conductor que la noche del sábado embistió la terraza de un bar en el centro de Girona causando nueve heridos, entre ellos una niña de 5 años, había obtenido el carnet hace tan solo hace dos meses. La policía descartó desde el primer momento que se tratara de un atentado terrorista y apunta a que el joven, de 18 años, circulaba a gran velocidad, protagonizando algún tipo de pique con otro vehículo al que estaba adelantando, según ACN.

Al dar negativo en los controles de alcohol y drogas no fue detenido aunque tuvo que ser atendido por contusiones leves en un centro hospitalario. Pasadas 24 horas, solo permanecía hospitalizada la niña de cinco  años que resultó herida grave. Su situación era estable y fuera de peligro.

Sin tiempo para reaccionar

Los hechos sucedieron a poco antes de las 23.30 horas del sábado en la terraza de la cafetería Remei del barrio de Sant Narcís, en la confluencia de la calle Riu Güell con Mare de Déu del Remei. El conductor estaba realizando el mencionado adelantamiento por la primera de estas vías pero perdió el control, invadió el carril bici y luego subió a la acera. Allí esquivó un árbol y chocó contra una señal de tráfico antes de acabar embistiendo mesas y sillas, repletas a esa hora. Algunas de la víctimas vieron cómo el coche iba a abalanzarse sobre ellos pero no les dio tiempo a reaccionar.

"Ha sido cuestión de segundos. Yo estaba de cara y he visto que el coche se venía para aquí a bastante velocidad. No me he ha dado tiempo ni a levantarme de la silla. He reaccionado cuando ya nos había empotrado a todos", ha contado Cristina Míu, una joven que se acercó ayer al lugar de los hechos con el collarín colocado en el Hospital Jospe Trueta donde la atendieron a ella y a siete heridos más. Los dos restantes fueron trasladados al hospital de Santa Caterina, en Salt.

Tras el impacto, Cristina recuerda estar dando vueltas, arrastrada por el suelo, pero nada más. Una de las camareras, de origen asiático, contó como desde dentro del local oyó un fuerte estruendo y al salir vio a gente corriendo y el coche detenido dentro de la terraza, donde "las sillas y las mesas estaban todas rotas".

Debajo del coche

De los nueve heridos, tres son menores. La peor parada, la niña de cinco años, es la única que permanece ingresada en el Josep Trueta, a donde fue trasladada en helicóptero. Ella y la sillita en la que estaba sentada quedaron debajo del coche, según los testigos presenciales. Sufre politraumatismos y traumatismo craneoencefálico.

La alcaldesa de Girona, Marta Madrenas, manifestó horas después que desde el Consistorio "la principal preocupación" era que "todos los heridos y heridas se recuperen favorablemente y lo antes posible". En este sentido, se mostró confiada en que la menor que sigue ingresada se recupere pronto. "Como dijimos anoche, estamos a disposición tanto de las personas heridas como de sus familias para todo lo que puedan necesitar en estos momentos", recordó Madrenas, que se encuentra de vacaciones.