Ir a contenido

patrimonio

La cueva de Nerja: 25.000 años de historia en el rastro de unos murciélagos

Descubierta hace 60 años, es una de las más decoradas de Europa

Julia Camacho

Detalle de una de las pinturas rupestres de Nerja.

Detalle de una de las pinturas rupestres de Nerja. / M. ibáñez / archivo del iicn

Fueron unos chavales del pueblo quienes, siguiendo el rastro de unos murciélagos en enero de 1959, se adentraron en una grieta en la montaña y toparon de bruces con una enorme sala llena de extrañas formaciones rocosas. Salieron de estampida al encontrar restos de dos esqueletos, y comunicaron su hallazgo al maestro de Nerja. Sin quererlo, habían dado con uno de los mayores yacimientos arqueológicos de la Europa Mediterránea. La cueva, que fue declarada Bien de Interés Cultural en 2006 y es uno de los escasos monumentos naturales declarado por el Instituto Geológico y Minero de España como Lugar de interés geológico, recibe unos 430.000 visitantes al año.

Con formaciones geológicas datadas hace 5 millones de años, aunque algunas investigaciones apuntan hacia los 11 millones de años, los expertos han podido corroborar que sus salas fueron ya conocidas por grupos prehistóricos desde hace más de 45.000 años, aunque su uso más continuado se habría producido hace 25.000 años, desde el Paleolítico superior. Esa es la fecha en la que se datan las manifestaciones artísticas más antiguas descubiertas en sus cerca de 780 metros de galerías plagadas de estalactitas y estalagmitas de enorme valor científico.

Los vestigios apuntan a un intenso uso funerario durante el Neolítico y la Edad del Cobre. Pero sin duda, su principal atractivo es la galería de arte prehistórico, ya que es una de las cuevas más decoradas del continente europeo. En sus entrañas alberga, no siempre a la vista del público, miles de evidencias de pigmentación y cientos de signos y dibujos realizados con pigmentos rojizos y negros, según la época. Junto a representaciones esquemáticas de figuras humanas, el bestiario identificado incluye ciervos, ciervas, caballos y cabras. Sorprende sobre todo la aparición de dibujos que representan a peces o focas y que genera dudas sobre su antigüedad, ya que algunos estudios con carbono 14 de los restos orgánicos usados en las bases de esas pinturas las fechan entre 35.000 y 43.000 años atrás, en la época neandertal, de los que hasta ahora no se conocían manifestaciones artísticas. No obstante, Efrén matiza que son análisis orientativos y no del todo fiables para esas fechas, por lo que se están ensayando otras técnicas de datación de esos restos minerales siguiendo el método del uranio/torio para una mayor concreción. También hay vestigios de un primitivo código de trazos y puntos perteneciente al Paleolítico Superior (cultura solutrense), que podría ser uno de las primeras formas de comunicación gráfica de la humanidad hace unos 22.000 años.