02 abr 2020

Ir a contenido

Interior saca pecho por el Plan Especial del Estrecho contra el narcotráfico

En su primer año de funcionamiento, se han incrementado las operaciones antidroga en un 77,8%

Julia Camacho

Operación contra el narcotráfico en La Línea de la Concepción.

Operación contra el narcotráfico en La Línea de la Concepción. / EFE / A. CARRASCO RAGEL

El Plan especial de Seguridad y lucha contra el narcotráfico en el Estrecho de Gibraltar funciona, según los datos presentados este jueves por el Ministerio de Interior, que certifican un aumento del 77,8% de las operaciones antidroga en la zona. El Gobierno considera que la actuación policial ha permitido sobre todo recuperar el principio de autoridad en la comarca, reclamado por los diversos agentes sociales después de que los narcos se pasearan impunes, por la calle y las redes sociales, y no tuvieran reparos siquiera en asaltar por las bravas un hospital para, a empujones y palos, rescatar a uno de los suyos.

Interior señala que entre el 1 de agosto de 2018 y el 30 de junio de 2019 se han efectuado 4.852 detenciones, entre ellos los cabecillas de algunas de las principales organizaciones dedicadas al narcotráfico. Además, se han aprehendido 143,1 toneladas de hachís; 5,4 de cocaína; 500 kilogramos de heroína y 108 de marihuana, así como 758.999 cajetillas de tabaco de contrabando. No solo crece el número de operaciones contra el tráfico de drogas, sino también se ha trabajado en cerrar el grifo económico que da aire a esta actividad, con un aumento del 86,9% en el número de operaciones contra el blanqueo de capitales e investigación patrimonial durante el primer año de vigencia del plan especial, tal y como reclamaban los diversos colectivos que trabajan en la comarca. Así, el aumento del dispositivo policial con personal especializado ha permitido pasar de 84 operaciones entre agosto de 2017 y junio de 2018 a 157 entre agosto de 2018 y junio de 2019.

En el transcurso de las distintas operaciones, los agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado se han incautado de 750 vehículos utilizados para transportar mercancías ilegales, de las cuales 133 son embarcaciones, fundamentalmente lanchas semirrígidas dedicadas al narcotráfico. Asimismo, destacan desde Interior, los refuerzos de personal y medios han favorecido una considerable reducción de la cantidad de episodios violentos contra miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad con motivo de sus actuaciones contra grupos criminales.

24 millones de euros

El Plan se puso en marcha el pasado verano, después de que el responsable de Interior, Fernando Grande Marlaska, conociera de primera mano las demandas que, desde tiempo atrás, llevaban realizando las fuerzas de seguridad, ayuntamientos y vecinos de la comarca del Campo de Gibraltar para poner coto a una actividad, el narcotráfico, que se había convertido casi en un modo de vida en una zona lastrada por la falta de oportunidades laborales. Los narcos encontraban una forma de apuntalar un ejército de fieles que les protegieran, y los más desfavorecidos recibían parte de las migajas del jugoso botín. Muchos jóvenes, de hecho, rechazan trabajos como aprendices a 800 euros al mes porque reconocían sin pudor que colaborando con los narcos cobraban el triple, según explicaban las asociaciones antidroga.

El plan comenzó con un presupuesto inicial extraordinario de 7,03 millones de euros hasta diciembre, a los que hay que sumar otros 17 millones de euros para 2019, según fuentes de Interior. En este tiempo, se han reforzado con 346 agentes las plantillas de la Policía Nacional y la Guardia Civil en diversos municipios del Estrecho, y se han adquirido 112 vehículos, 427 elementos de protección, 293 dispositivos de vigilancia y control y una cámara especializada para helicópteros, actualizando así los medios materiales y tecnológicos para combatir el narcotráfico y el contrabando. El Plan ha permitido además reforzar las capacidades operativas de inteligencia, con un grupo específico dentro del Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO), dependiente del Ministerio del Interior dedicado a labores de inteligencia sobre actividades delictivas relacionadas con grupos que operan en Algeciras, Los Barrios, La Línea de la Concepción, San Roque, Castellar de la Frontera, Jimena de la Frontera y el puerto de Tarifa.

El Gobierno resalta además la coordinación de los Cuerpos competentes en la comarca, a fin de mejorar por ejemplo el traslado y custodia de los medios y sustancias incautadas o las inspecciones de contenedores sospechosos en el puerto de Algeciras.

Cautela entre los sindicatos policiales

Los sindicatos policiales han recibido el balance con cautela. Reconocen que el esfuerzo ha sido “importantísimo” y los datos “son espectaculares”, pero desde la Guardia Civil y la Policía Nacional coinciden en que las carencias de plantilla siguen existiendo, ya que se trata de refuerzos puntuales de plantilla o bajas cubiertas respecto al catálogo de puestos de trabajo vigente, que se remonta a 20 años atrás. “Y las necesidades de entonces no son las mismas”, explican, vaticinando que cuando por ejemplo los agentes de las Unidades de Prevención y Reacción (UPR) vuelvan a sus destinos habrá que volver a empezar.

En este sentido, desde la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC) subrayan que el Campo de Gibraltar es un punto caliente tanto de inmigración como de narcotráfico, por lo que cuando los agentes se han dedicado a estos asuntos, el resto de labores de seguridad ciudadana ha quedado delegado a manos de la Policía Local.  Asimismo, valoran que al fin desde Interior se haya reconocido la peligrosidad de la zona, “aunque sea usando la denominación de ‘condiciones objetivas de seguridad’”, e insisten en que el restablecimiento del principio de autoridad “va más allá de los ataques a las fuerzas de seguridad, es un concepto amplio que incluye valores morales y educación”, aspectos en los que aún no se realiza refuerzo.

“Hay que mirar a largo plazo, ya que el problema del narcotráfico en esta zona no se va a terminar”, indican desde el SUP. “Somos la puerta de Europa y existe una ley de oferta y demanda, así como un gran lucro ilícito, y si las medidas a implantar para afrontar el narcotráfico no se hacen de manera global, se están equivocando, porque dependerán de lo interesados que estén en este tema los gobiernos de turno”, lamentan.