Ir a contenido

Trabajo subsana el retraso en el cobro de los permisos de paternidad

Algunos padres han sufrido aplazamientos en la percepción de los salarios desde el 1 de abril

La Seguridad Social comenzará este mes a abonar en cada nómina el disfrute de la prestación correspondiente

Patricia Martín

Un hombre abraza a su hijo recién nacido.

Un hombre abraza a su hijo recién nacido. / CATHY YEULET

El pasado 1 de abril entró en vigor en España el nuevo permiso de paternidad de ocho semanas de duración, que en el 2021 llegará hasta las 16 semanas y se equiparará así al permiso de maternidad, haciendo que España se acerque a las avanzadas políticas de natalidad que tienen otros países europeos y que buscan que las familias traigan más retoños al mundo y las mujeres no se vean penalizadas en sus trabajos por este motivo, ya que los permisos por nacimiento de los dos progenitores serán iguales.

El real decreto aprobado por el Gobierno del PSOE en los coletazos de la pasada legislatura traía una sorpresa en forma de disposición transitoria trigésima segunda. Se advertía a los beneficiarios de los permisos de paternidad que quisieran fraccionar su tiempo con el bebé y no tomarse las ocho semanas todas juntas que no cobrarían la prestación “hasta el agotamiento total del disfrute del permiso, en tanto no se realicen, por parte de la Entidad Gestora, los desarrollos informáticos necesarios en los aplicativos de gestión, trámite y pago de la citada prestación”.

Han sido tres meses de dudas para los padres que querían disfrutar del permiso en al menos dos partes

Esta cláusula ha traído consigo más de tres meses de dudas y quebraderos de cabeza para aquellos padres que han pretendido cogerse el permiso de forma interrumpida, por ejemplo, seis semanas cuando la madre acabara su prestación de 16 semanas, ya que la legislación obliga a que las dos primeras semanas, que son obligatorias, se disfruten de forma “inmediatamente después a la fecha del nacimiento”, según ha comprobado la plataforma para los permisos iguales e intransferibles de nacimiento y adopción (PPiiNA) y han tenido constancia sindicatos y abogados laboralistas.

La solución, este mes

Con todo, la situación se solucionará en la nómina de este mes, según ha aclarado el Ministerio de Trabajo a EL PERIÓDICO. La entidad gestora, que es el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) ha necesitado de este tiempo para adaptar el sistema informático y preparar el aplicativo, pero a partir de julio la dinámica será “ordenada” y se abonará en cada nómina mensual tanto las semanas sueltas que el beneficiario haya disfrutado como el mes completo si se realiza el permiso todo seguido (y de forma interrumpida a las dos primera semanas), según informan fuentes oficiales.

La citada cláusula ha provocado al menos dos problemas. Por un lado, a los progenitores que pretendían interrumpir sus permisos en al menos dos partes, a quienes la Seguridad Social comunicaba que entonces no percibirían la compensación económica hasta el final, lo que supone un gran inconveniente para las miles de familias que no llegan a fin de mes. “¿Quién se puede permitir estar dos meses sin cobrar?”, se pregunta María Pazos, cooportavoz de la PPiiNA, quien no duda que, durante este tiempo, este inconveniente ha provocado que la mayoría de los padres hayan simultaneado su permiso con el de la madre, para poder cobrar puntualmente a fin de mes. Para la PPiiNA esto supone un “fallo” importante porque ha impedido a estos progenitores corresponsabilizarse en solitario del bebé y alargar al máximo el tiempo de cuidados entre los dos padres, uno de los objetivos de la plataforma.

Problemas para las empresas

Y, por otro lado, la disposición citada ha causado inconvenientes a ciertas las empresas. Por ejemplo, Alejandro Aradas, abogado especializado en derecho laboral y civil y promotor de la blog cuestioneslaborales.es, ha tenido un cliente que pretendía partir su permiso en tres partes, por lo que le comunicaron que cobraría las seis semanas no obligatorias en enero, al final de todo el periodo. Esto impedía a su empresa bonificar las cotizaciones de la Seguridad Social al contratar a otro trabajador para sustituirle mediante un contrato de interinidad, ya que no figuraba que estaba disfrutando del permiso (al cobrarlo aplazado), por lo que la empresa se puso en contacto con el INSS y finalmente le están abonando el permiso según lo va disfrutando y la empresa ha podido beneficiarse de la bonificación correspondiente. 

Aunque este mes se solucionará los problemas con el cobro, la PPiiNA -plataforma creada por más de 100 asociaciones para promover permisos iguales e intrasferibles entre padres y madres y que elaboró un proyecto legal que Podemos hizo suyo y llevó la pasada legislatura al Congreso, donde quedó varado como otras leyes- considera que el real decreto tiene otros “problemas importantes de diseño” que producirán un “uso desigual” del permiso entre ambos progenitores.

Las seis semanas obligatorias

Así, este colectivo se opone a que en el 2021, cuando entren en vigor las 16 semanas para los padres, seis de las mismas se tengan que disfrutar inmediatamente después del parto, por varios motivos. En primer lugar, porque se impide alargar al máximo el tiempo de cuidado del bebé por parte de los dos progenitores. Es decir, si continuara en vigor que dos semanas son obligatorias después del parto, para ayudar a las madres que tengan problemas al dar a luz, y las 14 restantes se pudieran disfrutar una vez acabado el permiso de esta, el tiempo de los dos padres de forma no simultánea con el recién nacido sería de en torno a siete meses y medio. Con el diseño del real decreto, será de, al menos, un mes menos. A partir de ese momento, hay que recurrir a guarderías, cuidadores, abuelos o, en muchos casos, las madres piden excedencias o reducciones de jornadas que las penalizan en su desarrollo profesional.

Y, en segundo lugar, las seis semanas obligatorias simultáneas pueden consolidar en este periodo los roles de madre cuidadora y padre ayudante, en muchos casos no desenganchado de su empleo, aunque acuda algunas horas o trabaje desde casa de tapadillo. “Evitará que la corresponsabilidad se convierta en una norma social”, sostiene la plataforma.

La jornada completa

La plataforma considera “preocupante” que el real decreto elimine la posibilidad de tomarse todo el permiso a jornada completa, sin necesidad de acuerdo con la empresa. Según María Pazos, esta circunstancia hará que algunas empresas “presionen al trabajador para que lo disfrute a tiempo parcial, para que no se desligue del trabajo”.

Por todo ello, la PPiiNA avisa de que el “gran salto adelante” que suponen los nuevos permisos de paternidad puede “quedar diluido en las trampas” introducidas por el real decreto.