Ir a contenido

ANTE EL TRIBUNAL DE LA UE

Bruselas formaliza la denuncia contra España por contaminación

Asegura que ha habido un "incumplimiento sistemático" de los niveles de dióxido de nitrógeno en Madrid, Barcelona y el Vallès Baix Llobregat

El comisario de medio ambiente relama medidas eficaces a todos los niveles de la administración para mejorar la calidad del aire

Silvia Martinez

Episodio de contaminación atmosférica en Barcelona.

Episodio de contaminación atmosférica en Barcelona. / QUIQUE GARCÍA (EFE)

No ha habido sorpresas de última hora y, tal y como se esperaba, la Comisión Europea ha formalizado este jueves su decisión de denunciar a España ante el Tribunal de Justicia de la UE por el “sistemático incumplimiento” de los niveles de dióxido de nitrógeno en tres núcleos urbanos: Madrid, Barcelona y Vallès-Baix Llobregat. Si las autoridades españolas no toman medidas efectivas en los próximos meses para corregir la situación el caso podría terminar en una multa millonaria

La Comisión Europea ha justificado su decisión en que “los datos más recientes sobre la calidad del aire facilitados por España confirman el incumplimiento sistemático” de las normas europeas sobre los valores de dióxido de nitrógeno (NO2, juridicamente vinculantes desde el año 2010. La decisión de remitir a España ante el Tribunal está motivada por el incumplimiento reiterado de los límites legales de NO2 en las zonas urbanas de Madrid, Barcelona y Vallès-Baix Llobregat”, ha explicado el Ejecutivo sobre una contaminación que, de acuerdo con la agencia europea de medio ambiente, es la causante de la muerte prematura de 9.000 personas cada año solo en España.

Tras nueve años de continuados incumplimientos, la Comisión Europea ha optado por decir basta y denunciar directamente el caso ante los tribunales europeos. “Una de las tareas que me encomendó el presidente (Jean-Claude) Juncker fue mejorar la aplicación de la legislación medioambiental y los procedimientos de infracción son una parte esencial del proceso en los casos en los que los Estamos miembros, pese al diálogo y el apoyo que les damos, no aplican las reglas”, ha recordado el comisario de medio ambiente, Karmenu Vella, durante una rueda de prensa.

El tribunal, la última opción

Vella también ha advertido que la Comisión Europea no toma decisiones como esta a la ligera, que antes de dar el paso analizan con sumo cuidado todas las opciones y que acudir a los tribunales siempre es la última opción. “Nunca estamos contentos de ir ante el tribunal pero en ocasiones es la única forma de conseguir resultados”, se ha justificado subrayando que la UE ha fijado límites a la contaminación basados en recomendaciones científicas y que "cuando se superar es urgente aplicar medidas".

La decisión de Bruselas coincide con la polémica suscitada por la decisión del alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, de revertir la zona de bajas emisiones de Madrid central. Aunque el comisario Vella ha eludido hablar de este plan concreto sí ha aprovechado su intervención para recordar que este expediente no se refiere solo a Madrid y ha recordado que escribió hace unas semanasa la ministra de transición ecológica, Teresa Ribera, advirtiéndole de la gravedad de la situación.

"Normalmente nosotros no hacemos comentarios sobre anuncios de medidas concretas pero siempre subrayamos que se necesitan medidas eficaces para mejorar la calidad del aire" y "corresponde a los Estados miembros elegir las medidas para lograr los resultados exigidos", ha explicado. En este sentido, el comisario ha recordado que ha invitado a todas las partes afectadas de “todos los niveles relevantes” de las administración “a que contribuyan a diseñar e implementar medidas efectivas a nivel nacional, regional y local” porque “al final nuestro interés es la salud de la población local”, ha señalado. 

Denuncia contra Bulgaria

Además de a España, la Comisión Europea también ha decidido denunciar a Bulgaria. En este caso por el reiterado incumplimiento de los valores límites horarios o diarios de dióxido de azufre en la zona sudoriental del país, donde se ubican las cuatro centrales térmicas de mayor tamaño. Bulgaria, que ya fue condenada en abril de 2017 por el Tribunal de Justicia de la UE por incumplir los valores límites de partículas PM10, debería haber cumplido desde su incorporación a la UE, el 1 de enero de 2007, los límites. Bulgaria y España se suman así a otros países que ya están ante la corte europea con sede en Luxemburgo por vulnerar también las normas sobre calidad del aire como son Francia, Reino Unido, Alemanua, Rumanía, Italia y Hungría.

Bruselas reconoce que pese a la obligación de los países de la UE de garantizar una buena calidad del aire la contaminación atmosférica sigue siendo una de las grandes asignaturas pendientes, especialmente en las zonas urbanas, que generan enormes problemas para la salud -unas 400.000 muertes prematuras se atribuyen a la mala calidad del aire- y al presupuesto con costes económicos superiores a los 20.000 millones de euros anuales. "No hay margen para más excusas. Necesitamos acciones decisivas", ha reivindicado.