Ir a contenido

Casi la mitad de los jóvenes se resiste a que las madres trabajen

Consideran que puede resentir la vida familiar, según un barómetro de la Fad

La encuesta arroja datos positivos como que la juventud es cada vez más feminista

Patricia Martín

Jóvenes españoles. 

Jóvenes españoles. 

Los jóvenes españoles son cada vez más feministas. Según el barómetro ‘Juventud y género 2019’, realizado por el Centro Reina Sofía de la Fad (Fundación de Ayuda a la Drogadicción), casi la mitad de los encuestados (el 49%) se considera feminista mientras que este porcentaje era del 34,8% en el 2017. Por tanto, movimientos como el #Metoo, el 8-M o las protestas contra la primera sentencia de ‘La manada’ han hecho mella en la población de menor edad. Pese a ello, persisten micromachismos preocupantes, posiciones estereotipadas en torno a la dicotomía entre géneros y creencias arraigadas y desiguales sobre los roles femeninos y masculinos. Así, la mitad de los chicos (el 45%) creen que si las madres trabajan fuera de casa, puede resentirse la vida familiar, una percepción que también comparten el 41,9% de las mujeres.

Asimismo, el 32,6% de los chicos y el 22,5% de las chicas opina que la mayoría de la población femenina prefiere crear un hogar y tener hijos en vez de mantener un trabajo profesional. En este contexto, se observa que en el reparto del trabajo doméstico, el peso sigue recayendo sobre todo en las mujeres. Así, el 43% de las chicas y el 30% de los chicos admiten que estas tareas las realizan fundamentalmente las féminas dentro del hogar familiar.

Percepciones tradicionales

El barómetro, realizado con 1.224 encuestas online a jóvenes de entre 15 y 29 años y financiado por el Banco Santander y Telefónica, en colaboración con el Ministerio de Sanidad, concluye que los y las jóvenes perciben el género como dos cajones estancos y con imágenes tradicionales sobre la feminidad y masculinidad, si bien a las mujeres se les atribuye cada vez más cualidades tradicionalmente masculinas como que son “trabajadoras” o “emprendedoras”, pero no al revés. A los hombres no se les considera cada vez más “prudentes” o “sensibles”.

Al mismo tiempo, las chicas trasgreden más los roles tradicionales de género –el doble de mujeres que de hombres se consideran feministas-, mientras que los chicos se identifican con mayor frecuencia con posturas más conservadoras. En este sentido, según subrayó la directora general de la Fad, Beatrín Martín, “preocupa” la pervivencia de comportamientos de control hacia las parejas por parte de buena parte de la población masculina de menor edad.

Micromachismos

Así, se ha incrementado del 14,5% al 16,5% el número de chicos que considera normal mirar el móvil de su novia si cree que lo está engañando. Ha crecido del 10% al 15% el porcentaje que piensa que para evitar conflictos es mejor ponerse la ropa que agrada a la pareja y del 24% al 25% los que piensan que los celos son un aprueba de amor. Sin embargo, el acuerdo con todas estas afirmaciones ha descendido en el caso de las jóvenes.