Ir a contenido

En el túnel de Toses

Renfe pone un servicio por carretera tras descarrilar un tren con destino a Puigcerdà

El servicio permanecerá interrumpido temporalmente entre Ribes y Puigcerdà

El Periódico

Técnicos de Renfe trabajan para encarrilar el tren accidentado en el túnel de Toses.

Técnicos de Renfe trabajan para encarrilar el tren accidentado en el túnel de Toses. / RENFE / ACN

La compañía Renfe ha establecido un servicio alternativo por carretera entre las localidades de Ribes y Puigcerdà (Girona), de la línea de Rodalies R3, tras el descarrilamiento anoche de un tren en el túnel de Toses, que obligó a evacuar a 37 viajeros y al maquinista con la ayuda de los Bomberos de la Generalitat.

Los 37 viajeros y el maquinista, que resultaron ilesos, fueron rescatados y conducidos hasta otro tren que les transportó hasta Toses, desde donde pudieron continuar su viaje por carretera en taxis hasta sus destinos.

Dos de ellos sufrieron una crisis de ansiedad, de la que fueron asistidos por efectivos del Sistema de Emergencias Médicas que se desplazaron hasta el lugar, aunque no requirieron de traslado a ningún centro, según ha informado Protección Civil de la Generalitat, que activó el Plan Procicat por emergencias en el transporte de viajeros por ferrocarril.

Retirada del tren

Debido a esta incidencia, el servicio permanecerá interrumpido temporalmente en este tramo, lo que ha llevado a establecer un transporte alternativo por carretera para garantizar la movilidad de los viajeros entre Ribes y Puigcerdà.

Técnicos de Renfe se han desplazado al punto de la incidencia y están procediendo a las labores de encarrilamiento del convoy afectado.

Cuando se pueda retirar el tren, lo que se espera que se lleve a cabo durante este miércoles, los técnicos de Adif trabajarán en la reparación de los daños en la infraestructura.

Las causas que han provocado la incidencia que ha derivado en el descarrilamiento del tren se están investigando, aunque no se descarta que pueda haberse producido por algún desprendimiento en el interior del túnel

Incidentes anteriores

Se trata del segundo descarrilamiento en menos de un año.  El pasado noviembre, un tren de la línea R4 de Rodalies descarriló  con 133 pasajeros a bordo que realizaban el trayecto entre Manresa y Sant Vicenç de Calders. En el accidente, acontecido cuando el convoy pasaba por Vacarisses (Vallès Occidental) por culpa de un desprendimiento de piedras contra el que ha chocado el ferrocarril, falleció un hombre de 36 años, un vecino de Castellbell i el Vilar (Vallès Occidental) que viajaba en los vagones delanteros, y resultaron heridas de poca gravedad 5 personas y atendidas por contusiones leves 44 más.

Y el pasado febrero, dos trenes chocaron frontalmente en la línea de Rodalies R4 sobre las 18.20 horas de este viernes. En la colisión falleció la maquinista de uno de los dos convoys, una mujer de 26 años, y han resultado heridas de diversa consideración una cincuentena de personas: 6 graves, 9 menos graves y 37 leves. Un total de 47 viajeros han salido ilesos de un siniestro que podría haber acabado mucho peor, dada la violencia del impacto.

Denuncia de usuarios

El colectivo ciudadano  Perquè no ens fotin el tren,, que trabaja para mejorar la línea R3 de Rodalies, cree que el siniestro ferroviario en el túnel de Toses era "previsible". Fina y Maria Teresa Arderiu, portavoces de la plataforma, denuncian a la ACN el déficit en el mantenimiento de la línea y afirman que, con la lluvia, los deslizamientos son habituales. Celebran que no hayan habido heridos pero prevén que, si Adif no toma medidas urgentes, "podría haber una mortandad", dice María Teresa Arderiu, que considera que la ferroviaria "debería ser consciente de este peligro". "Parece que les sobre el tren", añade.
Según los portavoces, la línea "está dejada de la mano de Dios". Recuerdan que se trata de una línea "larga" - une L'Hospitalet con Puigcerdà- y que pasa por diferentes tipos de terrenos. En su opinión, las inversiones realizadas desde el ámbito metropolitano hasta la capital de Osona no tienen nada que ver en el tramo más montañoso.