Crisis climática

Greenpeace exige el cierre de la central nuclear de Vandellòs en el 2020

En julio del próximo año acaba la licencia de explotación y la oenegé teme que se prolongue el 2035

La central nuclear de Vandellòs II.

La central nuclear de Vandellòs II. / JOAN PUIG

Se lee en minutos
Efe

La organización ecologista Greenpeace ha exigido este lunes el cierre de la central nuclear de Vandellòs (Tarragona) en julio del 2020, cuando acaba su licencia de explotación, porque "supone un riesgo enorme para las personas y el planeta". 

Desde las inmediaciones de la central, la organización ha desplegado el mensaje 'Endesa, todo por la pasta', dirigido a la empresa propietaria en un 72%, entre los mástiles de su buque insignia, el Rainbow Warrior, que se encontraba hasta ayer por la tarde en el Puerto de Barcelona en el marco de su campaña "En marcha por el clima", que también le llevará a Málaga y Vigo. 

"Endesa se empeña en invertir en mantener sus nucleares abiertas, en vez de concentrar sus inversiones en renovables, con la coartada de que producen menos CO2 que el carbón, aunque bien saben que sí producen residuos radiactivos que tendremos que custodiar una eternidad", ha señalado el responsable del programa de Cambio Climático de Greenpeace España, José Luis García, en un comunicado. 

"Irresponsable y peligroso"

La central nuclear de Vandellòs tiene su licencia de explotación hasta julio del 2020, lo que supondrá 33 años de vida operativa. 

Por ello, la organización ecologista ha denunciado que su principal propietaria, Endesa, junto con Iberdrola, tenga interés en alargar su licencia hasta 2035 porque "superaría en ocho los 40 años de vida de diseño de la central, con los problemas derivados del envejecimiento". 

Asimismo, García ha afirmado que "no debe permitirse la ampliación de la vida útil de la central atendiendo a los intereses económicos de la compañía. Es irresponsable y peligroso". 

Greenpeace asegura que "un modelo energético basado al 100 % en energías renovables no solo es posible técnicamente, sino que además es una oportunidad para el empleo", ya que, según sus cálculos, el "desmantelamiento nuclear generaría alrededor de 100.000 puestos de trabajo". 

Noticias relacionadas

Por otra parte, la entidad ha pedido a la clase política y empresarial "mayor ambición climática para acelerar la transición energética". 

Durante la campaña 'En marcha por el clima', Greenpeace también organiza talleres y actividades para "visibilizar y apoyar proyectos de energía ciudadana" que están en manos de los ciudadanos.