Ir a contenido

SONDEO DE LA GENERALITAT

El uso del catalán crece ligeramente y se acerca a los niveles previos a la "ola migratoria"

La encuesta recoge que 300.000 personas más lo saben escribir y 400.000 más lo saben leer

Europa Press

Patio de una escuela.

Patio de una escuela. / ICONNA / JOAN CASTRO

El uso del catalán entre la población adulta ha crecido ligeramente en todos los ámbitos y se acerca a los niveles previos a la llegada de la "gran ola migratoria" entre el 2003 y el 2008, con un 94,4% de la población que entiende el catalán --128.000 personas más--; un 81,2% que lo sabe hablar --160.000 más--; un 85,5% que lo sabe leer --400.000 personas más-- y un 65,3% que lo sabe escribir --300.000 personas más--.

Según la 'Enquesta quinquenal d'usos lingüístics de la població', de la 'conselleria' y el Idescat, presentada este lunes y que puede consultarse aquí, hay más personas que saben catalán, con porcentajes que se sitúan progresivamente en la línea de los de hace 15 años.

La 'consellera' de Cultura de la Generalitat, Mariàngela Vilallonga, ha dicho que están contentos con estos resultados y que hay que leer esta encuesta en positivo, destacando que la escuela "hace un buen papel y la inmersión lingüística funciona".

Esto se ha producido en un escenario en el que, entre el 2013 y el 2018, se ha registrado un saldo migratorio global de 90.000 personas, aunque han llegado a Catalunya 280.000 personas nacidas en el extranjero, lo que para la directora general de Política Lingüística, Esther Franquesa, significa que en proporción "se ha crecido ligeramente más".

Por otra parte, el 76,4% de la población adulta usa el catalán a lo largo de un día cualquiera, un uso que crece levemente en el ámbito comercial y que se estanca en las entidades bancarias: "Las calles son también una escuela", ha dicho Franquesa, que ha animado a no dejar de usarlo en las calles.

El 52% tiene el castellano como lengua inicial

Ha avisado de que crece el uso combinado de lenguas, catalán y castellano, ya que ha crecido el número de personas que tiene tanto el catalán como el castellano como lengua inicial.

Concretamente, 2 millones de personas tienen el catalán como lengua inicial --una cifra que ha pasado del 31% al 31,5% de la población adulta--, mientras que el castellano ha bajado ligeramente de 3,4 millones a 3,3, aunque es un 52,7% de la población la que lo tiene como lengua inicial --viniendo del 55,1% en 2013--.

Franquesa ha celebrado que todas las habilidades en torno al catalán --hablar, entender, leer y escribir-- han mejorado respecto al 2013, y en una retrospectiva desde 1981, siempre ha habido incremento: las cuatro habilidades crecen y lo hace de manera "espectacular" la de escribir el catalán pasando del 31,5% al 65,3% desde 1981.

También ha destacado los comportamientos lingüísticos de los jóvenes: "No son tan negativos como los que oímos", ha dicho Franquesa, que ha remarcado el aumento del uso compartido de catalán y castellano.

Se ha ampliado la muestra

El director del Idescat, Xavier Cuadras, ha explicado que la novedad de la muestra es su ampliación, pasando de 7.500 a 9.000 personas permitiendo obtener una "muestra significativa" y más representativa territorialmente.

Para situar los datos, Cuadras ha concretado que un 40% de los residentes catalanes son nacidos fuera de Catalunya; del 60% restante nacido en Catalunya, un 15% tiene los dos padres nacidos fuera de Catalunya, de modo que quedan en total un 45% de ciudadanos que han nacido en Catalunya o con al menos uno de los dos progenitores nacidos en Catalunya.

La 'consellera' ha destacado que la comunicación en redes sociales y aplicaciones de mensajería ha hecho un "favor" al uso del catalán, con mensajes de móvil en catalán que han desinhibido a quienes no lo aprendieron en la escuela, especialmente entre las personas más mayores.

El 'cumpleanys' de Rosalía

Sobre el polémico castellanismo 'cumpleanys' usado por la cantante Rosalía en su última canción --en catalán--, la 'consellera' ha reivindicado que "los creadores tienen el derecho, ya lo decía Horacio, de decir libremente lo que quieran", y que después las instituciones lingüísticas pueden decidir aprobar los neologismos que consideren; y ha celebrado que la lengua es un elemento móvil.