Ir a contenido

Manifestación verde

Miles de madrileños salen a la calle contra la derogación de Madrid Central

La plataforma convocante de la marcha anuncia una campaña con voluntarios en las puertas del área de tráfico reservado para "pedir responsabilidad de los conductores"

Juan José Fernández

Un momento de la manifestación en favor de Madrid Central, en la Gran Vía madrileña. / EL PERIÓDICO

"¡Madrid Central se queda! En un contexto de alerta climática, Madrid Central ha demostrado ser una medida altamente efectiva", ha leído el joven estudiante madrileño de 18 años Martín Moro ante un gentío congregado a su alrededor en la madrileñísima plaza de Cibeles.

Era el momento final de la manifestación a favor de Madrid Central que ha tenido lugar este sábado en el centro de la capital, y ese portavoz casi anónimo sudaba profusamente, con empapada media melena, cuando leía el manifiesto.

No hacía falta demasiado esfuerzo para convencer a la concurrencia del  contexto de alerta climática: 41 grados registraban los termómetros a las siete de la tarde en Callao, pleno centro de Madrid, lugar de arranque de la marcha, y 38,5 grados en Cibeles, punto final, hora y media después. La manifestación contra la contaminación que está provocando el cambio climático ha cruzado el centro de la ciudad en el que sin duda ha sido el día más caluroso del año.

El sol quemaba como un soplete incluso cuando se ponía, mientras los congregados a la puerta del Ayuntamiento de Madrid, bajo la bandera arcoiris del orgullo gay desplazada el viernes para repetir una enseña rojigualda en la fachada, coreaban un particular saluda para el nuevo alcalde de la alianza PP-Cs, José Luis Martínez-Almeida: "El coche mata, y Almeida nos remata".

Nutrida concurrencia

La Plataforma en Defensa de Madrid Central, convocante de la protesta, ha contado 60.000 personas en la calle. Llenando la Gran Vía, arteria principal del área protegida, millares de madrileños se han manifestado en contra de la derogación de esa zona de limitación de tráfico contaminante que cerró la anterior alcaldía, la de Manuela Carmena, y que -aún sin nueva ordenanza ni edicto municipal- va a proscribir el nuevo gobierno de la urbe.

La multitud, por la Gran Vía durante la manifestación en contra de la derogación de Madrid Central. / EL PERIÓDICO

La marcha discurrió dos días antes de la entrada en vigor de una moratoria para las multas por circular sin permiso en  el área, anunciada por el nuevo alcalde. La protesta fue convocada por una plataforma ciudadana en la que confluyen asociaciones vecinales, ecologistas y toda la izquierda madrileña, y contó con la participación de ilustres vecinos de Madrid, como Jorge Drexler, y de dirigentes locales de Equo, Podemos e Izquierda Unida, pero sin ningún tipo de protagonismo ni lugares de privilegio en la cabecera.

De hecho, la elección de los portavoces ha sido deliberada en ese sentido: dos jóvenes bachilleres. El ya mencionado Moro ha leído "la contaminación atmosférica es responsable de la muerte prematura de 38.600 personas" y ha recordado que, desde el establecimiento de la zona de tráfico limitado, el pasado invierno, los niveles de nitrógeno registrado han descendido en el centro de Madrid y un 38 por ciento, y los de dióxido de carbono un 14.

Menos coches

El joven orador, que sigue sus estudios en el viejo Instituto Lope de Vega de Madrid, ha reclamado "un nuevo paradigma de ciudad más saludable, confortable y segura" y ha concluido afirmando: "Debemos cuestionarnos si el coche privado es tan imprescindible. Debemos cambiar nuestros hábitos. La situación no acepta más moratorias".

Después de él ha intervenido una niña de 14 años, Sofía Ibarra, alumna del IES Cervantes, que, con una sonrisa, ha clamado entre aplausos: "Un avance como Madrid Central no puede ser revertido por cuestiones ideológicas. Las diferencias políticas pueden oponerse al bien común".

La plataforma ha anunciado que organizará nuevas movilizaciones a partir del 1 de julio. A las diez de la mañana y a las siete de la tarde, cada día habrá voluntarios en entradas al área de Madrid Central "para pedir a los conductores responsabilidad", ha explicado uno de sus portavoces.

Entre la concurrencia de la Gran Vía, por la principal arteria que el ayuntamiento de Carmena quería descarbonizar, se han visto pancartas alusivas a la salud y a la invasión de coches, alguna pidiendo "UE save us", otra recprochando: "Alcalde, ¿por qué nos quieres enfermos?", mucha mascarilla respiratoria y eslóganes coreados, entre ellos, el que más: "Gobierne quien gobierne, el aire limpio se defiende".

El Defensor del Pueblo, preocupado

Cinco días antes de esta manifestación, el Defensor del Pueblo en funciones, el socialista Francisco Fernández Marugán, envió al Ayuntamiento de Madrid una serie de preguntas sobre los planes del nuevo alcalde, Martínez-Almeida, para Madrid Central.

Las preguntas de Marugán se inscriben en una actuación de oficio mucho más amplia, que el Defensor tiene abierta para investigar la contaminación atmosférica a la que están sometidos los madrileños.

Fuentes de la institución han certificado que reciben "con preocupación" el anuncio del nuevo equipo de moratoria en las multas del área preservada de Madrid porque eso "supondría en la práctica desvirtuar la eficacia" de Madrid Central.