Ir a contenido

TESTIMONIOS EN VINEBRE

"Los incendios del verano se apagan trabajando todo el año"

Los agentes rurales subrayan la importancia de la prevención para evitar catástrofes como las del fuego de Ribera d'Ebre

Luis Benavides

Miquel Àngel Garcia, jefe de área regional de los Agents Rurals de las Terres de l’Ebre.

Miquel Àngel Garcia, jefe de área regional de los Agents Rurals de las Terres de l’Ebre. / EL PERIÓDICO

El incendio que ha devorado más de 6.000 hectáreas en la Ribera de l’Ebre se podría haber evitado. El almacenaje irregular de estiércol en una granja de pollos de Torre de l’Espanyol figura entre las principales hipótesis sobre el origen de un fuego que, afortunadamente, no se ha cobrado vidas humanas pero sí ha obligado a las autoridades a evacuar a 52 personas. Con todo, todavía no hay ninguna persona investigada dentro de la causa, según ha informado el Tribunal de Superior de Justicia de Catalunya (TSJC). “El estiércol puede fermentar y alcanzar una temperatura suficiente para hacer combustión. Si hay vegetación seca a su alrededor, funciona como combustible, y si hay continuidad se puede propagar muy rápidamente”, explica el jefe del área regional de los Agents Rurals de les Terres de l’Ebre, Miquel Àngel Garcia, quien subraya la importancia de la prevención. “Los incendios del verano se apagan trabajando todo el año”, subraya.

Entre las funciones de los agentes rurales de la Generalitat de Catalunya destaca la llamada prevención activa. Supervisan todas aquellas actividades humanas que pueden producir incendios en terrenos forestales. Así, los 365 días del año inspeccionan líneas eléctricas, carreteras, áreas recreativas, vías férreas y quemas agrícolas, entre otras. De todo esto, y también de controlar la caza, la pesca y la contaminación, se encargan unos 500 agentes rurales distribuidos por todo el territorio catalán, una plantilla “muy justa” que aumentará progresivamente hasta alcanzar los 800 agentes en el 2024 si se cumple el plan estratégico anunciado por la Conselleria de Agricultura.  

La siega, prohibida

La siega de cereal, por ejemplo, es una actividad agrícola “potencialmente muy peligrosa”, asegura Garcia, y por eso fue prohibida durante 48 horas hasta ayer y, durante la jornada de este sábado, las máquinas recolectoras y empaquetadoras tampoco podrán trabajar en entre las 11 y las 21.00 horas. No se trata de criminalizar al sector de la agricultura.“Es una medida excepcional, que no se adoptaba desde hace muchos años. Y es justo decir que se está haciendo muy bien, que existen protocolos y muchas medidas de seguridad, pero estamos viviendo una situación muy crítica”, aclara el agente rural, en referencia a la ola de calor y sobre todo los efectivos desplazados a la Ribera d’Ebre. Otro incendio simultáneo complicaría mucho las actuaciones pues los equipos deberían distribuirse. Entiende el malestar del sector pero pide comprensión. “La siega se hace al mediodía, cuando el cereal está bien seco, y el riesgo es muy elevado si se produce una chispa, ya sea por el tubo de escape o por el recalentamiento de los cojinetes”, detalla Garcia.

Actividades agrícolas al margen, otro foco de problemas son las edificaciones aisladas y urbanizaciones situadas a menos de 500 metros de terrenos forestales. Si no se respetan una serie de medidas se pone en peligro el verde y, sobre todo, vidas humanas. La zona entre la vivienda y el bosque debe estar limpia “para que la carga de combustible sea lo más baja posible”, detalla el agente rural. Si el perímetro está despejado, añade, la persona se podrá confinar de manera segura en casa en caso de declararse un fuego.

Imágenes aéreas de la zona afectada/ AGENTS RURALS

Optimismo en el tercer día

Sin columnas de humo ni llamas. Agentes rurales, bomberos y miembros de la Unidad Militar Especial (UME) del ejército español se han encontrado el viernes por la mañana un fuego relativamente “tranquilo”, como explica Garcia, moderadamente optimista. “Las imágenes desde nuestro helicóptero muestran puntos verdes en el interior del perímetro, que no han sido alcanzadas por las llamas. A las 6.000 hectáreas tendremos que restar estos metros cuadrados”, precisa.

Coincide con el jefe del cuerpo de Bombers, David Borrell, quien explicaba a media mañana que se había encontrado el fuego "exactamemte" dónde esperaban. Es decir, el flanco izquierdo estaba "estabilizado" y el flanco derecho estaba activo en dos tercios. "Hemos atacado unas 20 reproducciones pero todas se han podido controlar", explicaba el jefe de Bombers, quien adelantaba que las 52 personas evacuadas no podrián volver antes de las 20.00 horas.

La zona del incendio y el día 27 a las 12 del mediodía y cómo era antes/ Foto 1: CREAF Y UAB. Foto 2: GOOGLE MAPS  

Estas personas han sido acogidas en Palma d'Ebre (4), Bovera (4) y Flix (44), según informan fuentes de Protecció Civil. Ya no hay más personas que corran peligro. El perímetro del fuego, de unos 50 kilómetros, está controlado. Las mismas fuentes de Protección Civil explican que mientras dure la evacuación cubrirán "todas sus necesidades básicas", incluyendo gestiones con sus países de origen. Y es que entre los afectados por el fuego hay catalanes pero también personas de otras nacionalidades: alemana, belga, brasileña, holandesa, británica y estadounidense. En su mayoría son personas con segundas residencias en Ribera de l’Ebre.