27 oct 2020

Ir a contenido

PROYECTO CONTROVERTIDO

Enmienda de JxCat a la ley de contratación de servicios

La propuesta busca que el tercer sector no pierda los conciertos actuales en la propuesta presentada por Pere Aragonès

Fidel Masreal

Enmienda de JxCat a la ley de contratación de servicios

DAVID CASTRO

El grupo parlamentario de Junts per Catalunya (JxCat) ha introducido una enmienda a la propuesta de ley de contratos de servicios públicos a las personas,  en la que garantiza que hasta que no exista una ley marco sobre la concertación de servicios públicos con las entidades del tercer sector y mercantiles, los conciertos actuales seguirán vigentes. La norma, que empezó a gestarse con Raül Romeva como ‘conseller’ responsable del área de Transparencia, ha sido enviada al Parlament por el vicepresidente de la Generalitat y ‘conseller’ d’Economia, el republicano Pere Aragonès. 
Con este texto, JxCat confía en que el proyecto del Govern, objeto de polémica por parte de grupos políticos de la izquierda y algunas entidades sociales, tirará adelante con un amplio consenso. Con todo, el tercer sector social exige una clarificación y garantía mayores en este aspecto.

JxCat cree que la modificación introducid en su enmienda servirá para superar el temor del tercer sector de perder los actuales conciertos (acuerdos plurianuales con voluntad de estabilidad por los que se prestan servicios en sectores sociales básicos) con la Administración.

La también conocida como 'ley Aragonès' busca adaptar la directiva europea sobre contratación de servicios, y primar los criterios de calidad por encima del precio, en las relaciones con las entidades y empresas, así como «equilibrar» la realidad del país entre el sector mercantil, el sector social y la actuación pública». JxCat asegura que al margen de la CUP, tanto los ‘comuns’ como el PSC e incluso el PP apoyarán el proyecto.

Debate ideológico

Otra cosa, apuntan, es el debate de fondo sobre si la Administración ha de ser la encargada de llevar a cabo directamente la prestación de servicios sociales, salud y cultura. Un debate con un largo recorrido y en el que buena parte de las empresas del sector social reivindican su experiencia y profesionalidad para prestar este servicio sin ánimo de lucro.