Ir a contenido

TRAGEDIA EN EL MEDITERRÁNEO

Mueren 22 inmigrantes que estaban a la deriva en el mar de Alborán

Un ferri rescató a los 27 supervivientes, entre ellas dos mujeres y una niña, a 11 millas de Cabo Tres Forcas

Julia Camacho

Inmigrantes rescatados en el Estrecho.

Inmigrantes rescatados en el Estrecho. / REUTERS / JON NAZCA

Nueva tragedia en el Mar de Alborán. El Mediterráneo se ha cobrado la vida de 22 inmigrantes subsaharianos que viajaban a bordo de una patera con destino a las costas españolas y que estaba siendo buscada desde el día antes. Los otros 27 ocupantes de la embarcación fueron avistados y rescatados  a primera hora de la tarde del miércoles por un ferri que enlaza el puerto de Motril (Granada) con el norte de África. Seis de los supervivientes, entre ellos una niña de 11 años, tuvieron que ser trasladados de urgencia por un helicóptero de Salvamento Marítimo hasta Almería, mientras que el resto de los inmigrantes fueron conducidos a Motril(Granada).

La precaria embarcación había partido de algún punto de la costa marroquí 48 horas antes, según confirmaron desde la oenegé Caminando Fronteras. A bordo viajaban 49 personas procedentes de Guinea, Costa de Marfil o Senegal, y entre ellas había dos mujeres y una niña de 11 años. Sin embargo, al poco de partir se perdió el contacto con la patera, que quedó a la deriva en el Mar de Alborán, por lo que se alertó a Salvamento Marítimo. 

Ese mismo martes se puso en marcha un operativo de rescate que estuvo rastreando la zona con un avión del dispositivo de vigilancia de fronteras Frontex y otra aeronave del Ejército del Aire. Pero no fue hasta el mediodía del miércoles cuando se tuvo por fin noticias de la expedición a través del ferri 'Vronskiy', que cubre la línea Motril-Melilla-Nador. Según confirmaron desde Salvamento, la embarcación fue avistada a 11 millas al norte del Cabo Tres Forcas, en aguas de rescate marroquí.

Faltaban 22

La tripulación subió a todos los inmigrantes a bordo, y pese a que les comentaron que viajaban con otras 22 personas, no se localizó a nadie más en las inmediaciones de la embarcación, por lo que el ferry puso rumbo hacia Motril. No obstante, el delicado estado de salud de tres de esos supervivientes, con signos de hipotermia, y el shock en el que estaban las dos mujeres y la menor, hizo que estas seis personas fueran transbordadas a un helicóptero de Salvamento Marítimo para derivarlas a Almería, dado que "no estaban en condiciones de continuar la travesía".

Las seis personas, tres hombres, dos mujeres y una menor de edad, con traslado programado al Hospital de Torrecárdenas de Almería se encuentran ya en el centro médico y sus vidas no peligran.

Fuentes de Salvamento explicaron que se brindó ayuda a Marruecos para colaborar en la búsqueda de los desaparecidos, pero que de momento no se ha recibido respuesta. En este sentido,  desde Caminando Fronteras se mostraron muy críticas con las medidas de cooperación implementadas entre España y Marruecos, lamentando que el "intercambio de información es muy fluido para el control migratorio pero no para salvar el derecho a la vida", reprochando que los medios de nuestro país no puedan operar más allá de la zona de salvamento y rescate (SAR) española. 

"No se ha hecho la colaboración suficiente para que esto no sucediera, reprochó desde la oenegé Helena Maleno, convencida de que si los aviones de Salvamento hubiesen apoyado la búsqueda más allá de esta, en el área gestionada por el reino alauita, "se encontrara donde se encontrara la patera no habrían muerto 22 personas". Maleno afeó que el intercambio de información es "muy fluido para el control migratorio, pero no tanto para salvaguardar el derecho a la vida", y consideró que "son las mismas medidas que ha puesto en marcha el primer ministro italiano Matteo Salvini, solo que él lo lanzó a bombo y platillo y aquí se enmascara". 

Precisamente a comienzos de año trascendió la negociación que España había iniciado con Marruecos con el objetivo de que este país para mejorar la "capacidad de maniobra y reacción" del país vecino, de tal manera que fuesen sus servicios los que se encargasen de los rescates en aguas de responsabilidad marroquí y la posterior acogida de los rescatados, a fin de descongestionar los centros de la península porque era España quien asumía hasta ahora esa atención a los inmigrantes que intentaban entrar de manera irregular.