31 oct 2020

Ir a contenido

ALARMA MUNDIAL

La mayor epidemia animal mata en Asia a millones de cerdos

La gripe porcina africana se extiende desde China al resto del continente sin que ninguna medida la frene

Los precios de la carne han subido un 70% en unos territorios donde es un elemento básico de la dieta

Adrián Foncillas

Un cliente compra carne en un mercado en Shenyang, en la provincia de Liaoning, al noreste de China.

Un cliente compra carne en un mercado en Shenyang, en la provincia de Liaoning, al noreste de China. / AFP

El año del cerdo en China ha traído un apocalipsis porcino. La gripe porcina africana (ASF, por sus siglas inglesas) se ha cobrado la vida de millones de cerdos en Asia y se está convirtiendo en la mayor epidemia animal de la Historia sin que el sacrificio de piaras y otras desesperadas medidas puedan embridarla. No se intuye un final cercano ni se descarta un contagio global que dispare los precios.  

La llaman el ébola de los cerdos y la buena noticia es que los humanos somos inmunes. Lo demás es inquietante. Su mortalidad roza el 100 % en los cerdos, que sucumben por las hemorragias internas. La ausencia de vacuna y tratamiento empuja al sacrificio indiscriminado. Pocos virus muestran una transmisión más ágil y una resistencia tan numantina. Sobrevive más de cien días en la carne congelada y aguanta durante semanas en todo tipo de objetos, desde ropa a vehículos, por lo que cubre largas distancias en pocas horas. Y epidemias con epicentro en Asia como el SARS ya nos enseñaron que los virus no entienden de fronteras.

Empezó en agosto

El primer caso fue detectado en agosto pasado en una granja de la provincia norteña de Liaoning. Las autoridades chinas mataron un millar de cerdos y declararon resuelta la crisis. Dos semanas después se informaba del segundo caso en la provincia central de Henan, a más de 2.000 kilómetros al oeste. Desde entonces se ha extendido por todo el país y cruzado a Vietnam, Camboya, Corea del Norte, Mongolia o Hong Kong. Se teme que Laos, Tailandia, Filipinas y Myanmar serán los siguientes. Todos los gobiernos están en alerta.

"China, Camboya, Vietnam y Corea del Norte son incapaces de controlar la epidemia y es muy probable que se extienda al resto de Asia y más allá", revela Dirk Pfeiffer, experto en epidemias animales de la City University de Hong Kong. A corto y medio plazo, continúa, lo más realista no es erradicarla sino "aprender a convivir con el virus endémico en varios países de la región". "No podemos seguir destruyendo tantos cerdos, esa medida por sí sola no controlará la enfermedad", sostiene.

Corea del Sur, Japón y Taiwán escanean a los viajeros en sus aeropuertos en busca de salchichas y otros productos porcinos y han elevado las multas (en el caso surcoreano superan los 7.000 euros) por contrabando. Tokyo, además, cuenta con perros para olisquear los equipajes. Pero el control en países menos desarrollados es más complejo. La falta de compensaciones a ganaderos por los sacrificios incentiva el silencio ante el contagio y canaliza a los animales enfermos o muertos hacia el mercado negro.

Sin precedentes

"El problema es que carecemos de precedentes de una situación así, porque no hay ninguna otra parte del mundo que tenga a tantos cerdos en unas bajas condiciones de bioseguridad y en un espacio geográfico tan grande (…) ¿Cómo controlas el contagio sin siquiera una vacuna?" señala Pfeiffer.

Las consecuencias sociales y económicas en China son dramáticas. Su industria porcina mueve 128 mil millones de dólares y, con 700 millones de cerdos, concentra la mitad de la producción global. Pekín ha confirmado el sacrificio de un millón por la ASF pero los expertos calculan que a final de año podrían alcanzar los 200 millones. Ese 30 % de pérdidas equivale a toda la producción europea. Los consumidores ya sienten la crisis en sus bolsillos y, según el Ministerio de Agricultura y Asuntos Rurales, su precio habrá subido un 70 % a final de año. Basta un vistazo a cualquier menú para comprobar la ubicuidad del cerdo en su dieta.

La ASF pasó en enero desde China al norte de Vietnam y en seis meses ya se ha extendido por 48 de sus 63 provincias. Los esfuerzos de Hanói no han sido escasos ni tibios. Ha matado a dos millones de cerdos, el 6 % de su producción anual, y movilizado a policía y Ejército. El cerdo supone el 75 % de la carne consumida por los vietnamitas y emplea a buena parte del sector ganadero. "Nunca Vietnam ni el mundo se han enfrentado a una epidemia tan peligrosa, compleja y cara", ha alertado su Ministerio de Agricultura.

Aumento mundial de precios

Los precios globales del cerdo han aumentado ya un 40 %. El impacto económico se contagiará al pollo, los huevos o cualquier alternativa proteínica que elijan los consumidores, señala Even Pay, analista de agricultura de China Policy. Pero la crisis ayudará a los países que suministran cerdo a China porque aumentará la demanda y el precio, continúa. "Eso incluye a España y Alemania, dos de los principales exportadores. También a Canadá, Australia y Brasil, que le venden ternera y pollo. A largo plazo, el incremento de la demanda de carne puede desembocar en un mercado más diverso, con más competidores", pronostica.

Temas Asia