23 feb 2020

Ir a contenido

ENTREVISTA A ÁNGELES CARMONA

"Difícilmente se sale del maltrato sin el apoyo de las personas que están más cerca"

La presidenta del Observatorio del CGPJ lamenta que sólo el 1% de las denuncias sean interpuestas por los familiares

Ángeles Carmona reitera la necesidad de que se elimine la dispensa legal que permite a las víctimas no declarar contra su agresor

Patricia Martín

La presidenta del Observatorio del CGPJ sobre violencia doméstica y de género, Ángeles Carmona. 

La presidenta del Observatorio del CGPJ sobre violencia doméstica y de género, Ángeles Carmona.  / Fotografía cedida por el CGPJ

Ángeles Carmona (1965, Sevilla), secretaria judicial con amplia experiencia en violencia sobre la mujer, preside el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) desde el 2014, periodo en el que que -tal como explica en entrevista contestada por mail- ha aumentado el número de denuncias y condenas por malos tratos.

Con altas y bajas, en términos generales el número de denuncias por maltrato ha aumentado. ¿Hay más violencia machista o se debe a que las mujeres están más concienciadas?

En el Observatorio, la tendencia al alza de las cifras sobre denuncias siempre se ha interpretado como un dato positivo. Entendemos que significa que las mujeres se están atreviendo a denunciar, que confían en las instituciones y en que pueden ser protegidas. Es indudable que existe una mayor concienciación y sensibilización social contra los abusos sobre la mujer por el hecho de ser mujer y ello supone un importante apoyo a las víctimas.

Pese a ello, de las asesinadas hasta el 7 de junio, sólo tres habían denunciado. ¿Qué motivos siguen detrayendo a las mujeres de confiar en la policía y la justicia? 

Para la mujer víctima de violencia de género, la denuncia en muchas ocasiones se convierte en un acto heroico. Tienen miedo a las represalias del maltratador, a perder a sus hijos, a no ser creídas. Tienen sentimiento de culpa, porque su maltratador así se lo ha hecho creer y de vergüenza al reconocerse víctimas. En las encuestas, aparecen las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado como la institución más valorada en la protección, pero difícilmente una mujer va a salir del maltrato si no tiene el apoyo de las personas que están cerca de ella: sus familiares y allegados. Se ha demostrado que más del 70% de las mujeres víctimas salen del maltrato, siempre que cuenten con el apoyo de su entorno más próximo y desde luego el de las instituciones públicas.

El número de condenas también ha crecido. ¿A qué se debe?, ¿a mejoras en la ley, la formación de los operadores judiciales u otros motivos? 

Sin duda, el sistema judicial se ha ido perfeccionando con la experiencia de los años. Ahora, la especialización y profesionalización es cada vez mayor y gracias a ello los procedimientos judiciales se tramitan de forma más eficaz, consiguiendo que no haya impunidad en este tipo de delitos. No debemos olvidar que se trata de delitos que han sido silenciados durante siglos, incluso tolerados, y que se suelen cometer en la intimidad del hogar, sin testigos y a veces sin otras pruebas de cargo diferentes a la declaración de la víctima, por lo que el principio constitucional de presunción de inocencia prevalece.

"Para las víctimas, la denuncia se convierte en un acto heroico"

¿Qué datos recabados por el Observatorio desde que comenzaron a elaborarse las estadísticas ayudan a entender esta lacra?

Son varios y en ocasiones desmontan los estereotipos. Por ejemplo, en los asesinatos por violencia de género, generalmente, no se aplican las eximentes de enfermedad mental o las atenuantes de arrebato, alcoholismo o drogadicción, al contrario de lo que se piensa. Además, la mayor parte de las mujeres asesinadas y los hombres condenados son españoles y no extranjeros, concretamente un 65%. También cabe mencionar que el momento de la ruptura de la pareja, por parte de la víctima, por desgracia incrementa el riesgo de que el agresor cometa los delitos los más graves. Los asesinatos se comenten mayoritariamente en poblaciones de menos de 100.000 habitantes y en todos los meses del año, sin que prevalezca ninguno en concreto.

¿Qué más destacaría?

El mecanismo más utilizado para provocar la muerte suele ser el arma blanca, seguido de traumatismos. La mayor parte de los asesinos se entregan a las autoridades y entre un 20% y 25% se suicidan inmediatamente después de cometer los hechos. Y, por desgracia, sólo el 1% de las denuncias presentadas provienen de familiares, amigos o allegados. Por último, cabe destacar que la dispensa a no declarar contra su pareja provoca la mayoría de las sentencias absolutorias o el archivo de los procedimientos.

"La dispensa a no declarar contra su pareja provoca la mayoría de sentencias absolutorias o archivos"

España tiene una pionera ley integral contra la violencia machista, así como un pacto de Estado con más de 200 medidas. Aún así, los asesinatos continúan. ¿Qué más se puede hacer desde el punto de vista judicial para ayudar a estas mujeres? ¿Qué recomendaciones del acuerdo faltan por implantar en el ámbito judicial? 

Aunque ya se ha publicado la ley que mejora la formación de los jueces en  perspectiva de género, la especialización de la carrera judicial e impulsa la creación de juzgados de lo penal de violencia de género, aún quedan muchas medidas propuestas por el CGPJ y el Observatorio que necesitan reformas legislativas para que pueden implantarse en el ámbito judicial. Me refiero, entre otras, a la ampliación del concepto de violencia de género a todas las formas de violencia sobre la mujer por el hecho de ser mujer; a la modificación de la dispensa a no declarar a la que se puede acoger la víctima testigo; a la suspensión preceptiva del régimen de visitas para los padres maltratadores o a la prohibición de las visitas de los menores a su padre en el centro penitenciario.

¿Y qué más?

Está acordado también eliminar las circunstancias atenuantes de confesión y reparación del daño en los asesinatos por violencia machista, impulsar las valoraciones forenses urgentes para determinar mejor el riesgo que corre cada víctima y la revisión de los tipos penales de ciberdelincuencia de género y los delitos contra la libertad sexual.