Nuevo organigrama

La nueva cúpula de los Mossos: "Lo que dice un juez es sagrado"

Cristina Manresa, primera mujer que nombrada número dos de la policía catalana

Eduard Sallent reorganiza la cabeza del cuerpo tres días después de sustituir a Miquel Esquius

La comisaria Cristina Manresa.

La comisaria Cristina Manresa. / AGUSTÍ CARBONELL

2
Se lee en minutos
Guillem Sànchez

El nuevo comisario jefe, Eduard Sallent, ha llevado a cabo una reorganización de la estructura de mando de los Mossos d’Esquadra. Los cambios afectan sobre todo a la cúpula policial, que por primera vez cuenta con una mujer de número dos del cuerpo de seguridad catalán. 

Para Sallent, incluir a Cristina Manresa –que todavía sigue investigada por el referéndum del 1-O en un juzgado de Sabadell– dentro de su núcleo era una prioridad. También lo era situar al frente de la comisaría de Información –el destino que había ocupado él hasta hace pocos días– a Xavier Porcuna y cubrir el hueco que este último deja en la comisaría de Investigación con Rafel Comes.

Según fuentes de los Mossos y de la Dirección General nadie ha dado a Sallent "instrucciones" para llevar a cabo su reestructuración. Y los motivos que condujeron al 'conseller' Buch a cambiar a Miquel Esquius por Sallent, una maniobra que ha disparado los rumores en el seno del cuerpo policial que apuntan a que han pesado la cercanía del elegido con la órbita convergente o su pasado de líder estudiante independentista, no han sido "políticos", en ningún caso. Las mismas fuentes oficiales tampoco admiten la explicación de que Esquius ha sido destituido por motivos operativos. Sencillamente, para la 'conselleria', que no pone ningún 'pero' a Esquius con quien asegura que mantenía una "sintonía máxima", el único argumento válido es que Sallent es el indicado para "reorganizar" a los Mossos y asentarlos en un contexto delincuencial que ha dado un salto "impresionante" durante los últimos años.

El nuevo jefe de los Mossos, consciente del ruido que ha generado su nombramiento, y también de las "suspicacias" que durante los últimos tiempos planean sobre el cuerpo, ha querido asegurar, según fuentes policiales, que no habrá ambigüedades sobre el comportamiento de la policía catalana en el futuro. Las órdenes que dicten jueces o fiscales son "sagradas" y "vinculantes". 

La elección de Buch por Sallent sorprendió a todos los comisarios. Pero superada la extrañeza inicial ante la apuesta por alguien que ha sido nombrado jefe al mismo tiempo que alcanzaba el rango de comisario, algunos ya lo defienden porque reúne "el perfil operativo" que necesitan los Mossos. Otros, en cambio, siguen creyendo que el 'conseller' ha movido ficha para promocionar a alguien de su cuerda.

Esquius se va al Pirineu

El nuevo destino de Esquius está en el Pirineu, una región policial, por petición expresa de él mismo. Ferran López, que sustituyó al mayor Josep Lluís Trapero durante la aplicación del 155, seguirá formando parte de la cúpula que ahora lidera Sallent. 

David Boneta continuará siendo el jefe de la Comisaría Superior de Coordinación Central. Jordi Ferret será el de la Técnica y de Planificación de la seguridad; Jaume Garcia Valls, de la División Asuntos Internos; y Josep Codina, de Relaciones Institucionales.

Al frente de la Regió Policial Camp de Tarragona estará Josep Maria Estela; en la Regió Policial Central, José Luis Rosell; y en la Regió Metropolitana Nord Sergi Pla. La comisaria Marta Fernández será subjefa de la Comisaría General de Investigación Criminal y Alicia Moriana subjefa de la Región Policial Metropolitana Norte.

La jefatura de la policía ha establecido como prioridad, y así lo ha comunicado este jueves a los comisarios, orientar toda la organización al servicio de la base. Otros objetivos son mejorar los sistemas de trabajo, las medidas para favorecer la igualdad de género, la lucha hacia los delitos contra la libertad e indemnidad sexual y la mejora en la atención de las víctimas.

Noticias relacionadas