Ir a contenido

En una escuela pública de Sevilla

Profesoras de una alumna con autismo: "Esa niña tiene el cerebro cascado"

Los padres de la víctima, de 7 años, le pusieron una grabadora en la mochila al sospechar que sufría acoso

Educación y El Defensor del Pueblo analizan el caso para "tomar las medidas oportunas"

Efe

El Colegio de Educación Infantil y Primaria Cervantes, de Dos Hermanas. 

El Colegio de Educación Infantil y Primaria Cervantes, de Dos Hermanas.  / GOOGLE MAPS

La familia de una niña con autismo de Dos Hermanas (Sevilla) ha presentado una querella contra cuatro profesoras a las que grabaron insultos y burlas hacia la menor tras sospechar que estaba sufriendo acoso en el colegio.

Según se recoge en la querella a la que ha tenido acceso Efe y que ha sido adelantada por 'Diario de Sevilla', la niña, que tiene 7 años y padece un Trastorno Generalizado del Desarrollo con Trastorno del Espectro Autista (TEA), Trastorno Específico del Lenguaje (TEL) y epilepsia, acudía al colegio de Educación Infantil y Primaria Cervantes, de Dos Hermanas (una escuela pública), en un aula específica para niños con problemas similares al suyo.

Los padres apreciaron que su hija sufrió dos crisis epilépticas en poco tiempo “y desarrolló conductas autolesivas desconocidas hasta la fecha con importantes y habituales mordeduras en las manos”, conducta que aumentaba cuando iba al colegio y dejaba de evidenciarse cuando llegaba el fin de semana.

Grabación demoledora

A pesar de que las profesoras dijeron a los padres que no habían notado nada extraño en la menor, el pasado 22 de abril los progenitores llevaron a la niña a clase con una grabadora en la mochila y en sus seis horas de grabación, según la denuncia, se escuchan gritos de las docentes con frases como "esta niña tiene el cerebro cascado", "yo también sé dar golpes", "ya se ha trastocado", "lávate las manos, cochina, que te estoy viendo jugar con los mocos” o "en el manicomio de Miraflores había este perfil en adultos”.

En otro momento de la grabación, la comparan con el violador de Las Ramblas de Barcelona e insinúan que personas que padecen el mismo trastorno van a la cárcel cuando son adultos.

La querella, que se ha presentado en los juzgados de Dos Hermanas, cita que todo se producía en presencia de los alumnos, "e incluso mientras comparan a la niña con el violador de Las Ramblas de Barcelona, se mofan de ella, critican a su madre en su presencia y se dedican a enseñarse fotos de las vacaciones mientras tanto ella como el resto de sus compañeros puede apreciarse que están absolutamente desatendidos”. 

Educación analiza la denuncia

La inspección de la Delegación Territorial de Educación, Deporte, Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación en Sevilla está realizando un informe sobre el caso para "tomar las medidas oportunas".

Así lo han indicado a Europa Press fuentes de la Delegación Territorial, que han explicado que la inspección está trabajando sobre el caso y realizando un informe que "aún no se ha concluido", toda vez que ha añadido que "una vez que se tengan las conclusiones se tomarán las medidas oportunas".

Interviene el Defensor

Asimismo, la Oficina del Defensor del Pueblo Andaluz, dirigida en funciones por Jesús Maeztu, hará un "seguimiento" del caso con la apertura de una queja de oficio dirigida a la Consejería de Educación y Deporte, al tiempo que ha asegurado que visitará el colegio.

"La capacidad de sorprender del ser humano no acaba nunca; estamos sobrecogidos", ha señalado Jesús Maeztu en una entrevista a la Cadena SER, recogida por Europa Press, en la que ha añadido que "los datos son muy claros", por lo que "haremos un seguimiento" del caso "al margen de hay una denuncia por parte de los padres y pase a la Fiscalía".

Así, ha abundado en que desde la Defensoría harán un "seguimiento", porque "hay indicios bastante razonables de que aquí pasa algo grave" y "hay que tomar medidas". Además, ha apuntado "a un análisis mucho más de fondo sobre qué pasa con los profesionales en los colegios que atienden a niños con otras capacidades".

Maeztu ha insistido en que "son casos puntuales y muy graves que exigen medidas" y ha asegurado que es una situación "en la que hay que coger el toro por los cuernos", toda vez que ha apostado por el hecho de que existan mecanismos de control "más eficaces", y "cuando hay señales que pueden llevar a algo más gordo, hay que contarlo", concluye.