10 jul 2020

Ir a contenido

MEMORIA HISTÓRICA

Archivada la denuncia contra la hermandad de Sevilla que exhibió un fajín de Franco

La juez enmarca la salida procesional con la prenda, donada por la familia en el 2000, en "una tradición" dentro de la "libertad religiosa"

Julia Camacho

La Virgen de la Piedad con el fajín del dictador Francisco Franco.

La Virgen de la Piedad con el fajín del dictador Francisco Franco. / Twitter

Un juzgado de Sevilla ha dado carpetazo a la denuncia por un posible delito de odio y enaltecimiento de la figura de Francisco Franco que presentó una asociación de derechos humanos contra la Hermandad del Baratillo de la capital hispalense, cuya virgen procesiona en Semana Santa con un fajín que perteneció al dictador y que fue donado por su hija en el año 2000. La juez entiende, en conformidad con la Fiscalía, que “no existen indicios” de la comisión del delito de odio denunciado “ni de ninguna otra infracción penal”, y enmarca la exhibición de la prenda como una “tradición dentro de la libertad religiosa” dado que la hermandad nunca ha realizado acción alguna “tendente a alabar o enaltecer la figura de Franco”.

El auto está fechado el pasado 30 de mayo pero ha trascendido hoy, justo un día después de que el Tribunal Supremo paralizara la exhumación de los restos del dictador. En él, la responsable del juzgado de instrucción 11 de Sevilla acuerda el sobreseimiento libre y el archivo de la causa surgida a raíz de la denuncia de la Asociación Grupo 17 de Marzo-Sociedad Andaluza de Juristas para la Defensa de los Derechos Humanos Individuales y Colectivos. La organización entendía que la salida procesional de la Virgen de la Caridad portando el fajín podía ser constitutiva de delito de exaltación del franquismo, ya que comportaba “la exhibición pública en lugar del máximo honor de una prenda militar que será paseada por la ciudad como objeto de suprema devoción”. Una prenda, además, vinculada al “dictador que accedió ilegítimamente al poder a raíz del golpe de Estado de 1936”, por lo que el “enaltecimiento se refiere al autor de numerosos delitos de lesa humanidad, cometidos con ocasión de un conflicto armado contra numerosas personas en razón de su ideología, religión o creencias”.

"Extrapolar la finalidad religiosa y socio-cultural"

Ni la juez ni la fiscalía, sin embargo, comparten esta interpretación. Así, la juez señala que “considerar que la imagen mariana portando un concreto fajín en procesión constituye un acto de enaltecimiento de la figura de Franco, o que con ello se trivializa gravemente con las víctimas de Franco o se niega la existencia de las mismas (...), y que con ello pudiera incitarse directa o indirectamente al odio, a la discriminación o a la humillación de las víctimas del franquismo, es extrapolar la finalidad religiosa y socio-cultural de tal Hermandad de Penitencia y de otras muchas hermandades que procesionan con imágenes en la Semana Santa sevillana”.

En este sentido, abunda la juez que la salida procesional de unas imágenes religiosas portando distintos objetos donados “estaría dentro de las facultades dominicales de cada Hermandad” y "no puede ser objeto de prohibición". Es más, señala que esta situación sólo se produciría en el caso de que el “objeto, exorno o insignia portado” hubiera sido catalogado previamente por la administración competente “como contrario a la Ley de Memoria Histórica nacional o andaluza, y por tanto prohibido”. Un hecho que “en principio no consta se haya producido”, constata el auto, de modo que, “por tal circunstancia, no puede considerarse que se esté cometiendo un delito de odio”.

En el auto, que no es firme y contra el que cabe recurso, la magistrada precisa asimismo que “no todo acto contrario a una norma administrativa constituye una infracción penal”. En este caso, apunta, mas que ante alguna infracción “estamos ante una manifestación religiosa realizada de forma tradicional por la sociedad sevillana de forma inveterada durante la Semana Santa, dentro del ámbito de la libertad religiosa”. Así, insiste, no consta que la hermandad denunciada “haya realizado acción u omisión tendente a alabar o enaltecer la figura de Franco”, ni tampoco que “se haya jactado ni pública ni privadamente, frente a colectivo alguno, ni en concreto en relación a la asociación denunciante o de las víctimas del franquismo, en referencia a la vestimenta del fajín cuya donación se dice de un familiar de Franco”.

Al hilo, la instructora recuerda que “son numerosas las donaciones de particulares, colectivos, asociaciones o instituciones públicas y/o privadas a las hermandades de vestimentas, joyas, símbolos u otros objetos, cuya finalidad no es hacer valer ideas políticas, culturales o reivindicaciones laborales, sociales o de ningún otro tipo, sino que la finalidad ha sido venerar y engalanar a figuras marianas u otras imágenes que procesionan en la Semana Santa y que han sido aceptadas por las hermandades a tal fin, y a los fines de enriquecer su patrimonio histórico artístico”.