AUDIENCIA DE LLEIDA

El padre de Nadia, libre tras cumplir media condena

Fernando Blanco ha cumplido el tiempo máximo que puede estar en prisión provisional

La sentencia que le conden a cinco años de prisión todavía no es firme

Fernando Blanco, padre de Nadia, entra en unas dependencias de la prisión de Lleida tras su puesta en libertad. / EL PERIÓDICO (VÍDEO: EFE)

2
Se lee en minutos
J. G. Albalat
J. G. Albalat

Redactor

Especialista en Judiciales

Escribe desde Barcelona

ver +

Fernando Blanco, condenado a cinco años de prisión por estafa al haber utilizado la enfermedad rara que padecía su hija Nadia Nerea para enriquecerse con las donaciones recibidas para tratamientos que no se llevaban a cabo, ha salido sobre las 12.55 horas de este martes de la cárcel de Ponent (Lleida). A primera hora de la mañana, la Audiencia de Lleida ordenó su inmediata libertad tras haber cumplido el máximo de la prórroga de la prisión provisional. La sentencia, además, todavía no es firme.

Blanco ha salido de la prisión sin hacer declaraciones a los medios de comunicación apostados en la puerta y su abogado, David Peña Nofuentes, preguntado si su cliente iría a ver a su hija ha afirmado: "por supuesto". El letrado ha insistido en que el padre de Nadia es inocente y que piensa recurrir al Tribunal Supremo. 

La ley de enjuiciamiento criminal establece que una persona no puede estar en prisión preventiva más de la mitad del tiempo de la condena que se le ha impuesto cuando esta no es definitiva. Este plazo se cumple justamente este martes y de ahí que se haya decretado la libertad de Blanco hasta que la sentencia no sea firme. Por ahora no lo es. El Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC) confirmó hace unos días la pena de cárcel impuesta, pero ordenó que se modificara parte de la sentencia inicial con una individualización de los perjudicados por la estafa a quienes se tienen que indemnizar y concretar las cantidades.

Además de ordenar la libertad, la Audiencia de Lleida ha establecido la retirada de su pasaporte del padre de Nadia y la prohibición de abandonar España, así como la obligación de comparecencia quincenales ante la autoridad judicial.

Enfermedad rara

Noticias relacionadas

Nadia Nerea tenía una enfermedad considerada rara (tricotiodistrofia), pero no había riesgo para su vida. Sus padres, Fernando Blanco Botana y Margarita Garau Ramis, usaron la dolencia de la niña como engaño para captar dinero en concepto de donaciones. Este es el resumen de la sentencia dictadan noviembre del 2018 por la Sección Primera de la Audiencia de Lleida que condenó por estafa continuada agravada a los progenitores. Al padre, los magistrados le impusieron cinco años de prisión y a la madre, se le condenó a tres años y seis meses de cárcel. El tribunal consideró acreditado que ambos se enriquecieron en 402.232,65 euros. La justicia, de entrada, tiene confiscados unos 320.000 euros.

La sentencia subraya que, aprovechando la enfermedad de la niña, los padres "urdieron un plan para obtener un lucro patrimonial ilícito", constituyendo una asociación, a través de la que recaudaron fondos. Detalla que entre los años 2010 y 2016, los acusados acudieron a programas de televisión y concedieron entrevistas, muchas veces en compañía de su hija. En los  encuentros con la prensa, no solo ofrecían explicaciones de la enfermedad de Nadia, sino que también manifestaban que necesitaban dinero para la investigación de esta dolencia y para "sufragar los elevados costes de falsos tratamientos".