Ir a contenido

DÍA MUNDIAL SIN TABACO

El ministerio de Sanidad afirma que los cigarrillos electrónicos son perjudiciales

La ministra María Luisa Carcedo asegura que "todas las formas de tabaco suponen una gran amenaza para la salud"

Luis Benavides

Una mujer exhala el vapor de un cigarrillo electrónico.

Una mujer exhala el vapor de un cigarrillo electrónico. / PHIL NOBLE / REUTERS

Los cigarrillos electrónicos, los vaporizadores, el tabaco calentado y las pipas de agua “también producen adicción y son perjudiciales para la salud”, afirma un comunicado del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social publicado en el Día Mundial Sin Tabaco. El gobierno central se posiciona, con rotundidad, en un largo debate que tiene enfrentadas a diferentes asociaciones médicas y plataformas desde hace años. Unos piensan que sí, que estas alternativas al tabaco clásico causan daño. Los otros, que los cigarrillos electrónicos y demás variantes pueden ser muy útiles para superar la adicción.

La titular del ministerio, María Luisa Carcedo, ha sido tajante al asegurar que “todas las formas de tabaco suponen una gran amenaza para la salud”. Y lo hace el mismo día que la Generalitat de Catalunya ha anunciado que prepara una ambiciosa nueva ley de adicciones para reducir el tabaquismo, que incluiría la prohibición de fumar en el coche o en instalaciones deportivas al aire libre. La futura ley del Govern también equipara  los nuevos dispositivos a los productos convencionales, con prohibiciones en más espacios y más limitaciones a la publicidad. En esta misma línea, el ministerio, por su parte, prepara una nueva campaña informativa muy orientada a la población joven y centrada en las implicaciones que tienen para la salud estas nuevas formas de consumo de tabaco.

Elementos tóxicos y adictivos

Entre los detractores de las alternativas al cigarrillo tradicional porque entienden que no hay evidencias científicas que certifiquen su inocuidad destaca la Sociedad Catalana de Atención y Tratamiento del Tabaco (Scatt), que este viernes han asegurado que los nuevos dispositivos electrónicos y los productos de tabaco calentado (PTC) contienen nicotina y elementos tóxicos y adictivos que pueden provocar cáncer, bronquitis crónica e infecciones respiratorias. “La industria tabacalera ha querido poner de manifiesto que los nuevos dispositivos en sustitución del tabaco pueden ser menos peligrosos que los cigarros, pero lo cierto es que no hay evidencias de que sean menos nocivos para la salud, ni para los consumidores, ni para los expuestos a sus emisiones", ha explicado la presidenta de Scatt, la doctora Ángela Martínez, que lamenta el uso de una tecnología atractiva para captar potenciales fumadores entre jóvenes y adolescentes.  Para dejar de fumar, ha añadido Martínez, el método más eficaz es “el uso combinado de medicación y tratamiento psicológico”.

La Organización de Médicos en Apoyo del Vapeo y de los Cigarrillos electrónicos (Move) y Plataforma para la reducción del daño por tabaquismo figuran entre los partidarios de estas nuevas formas de tabaco. El portavoz de la plataforma, el doctor Fernando Fernández Bueno, cirujano oncológico del Hospital Gómez Ulla de Madrid, defiende el uso de herramientas “sobre las que hay cada vez más evidencias científicas de cómo pueden ayudar” a los que no conseguían dejar de fumar con los métodos tradicionales. Estas herramientas de "reducción del daño”, subraya, incluyen “métodos, productos o terapias que suministran nicotina sin los efectos adversos de la combustión y están logrando éxitos notables”.

La última encuesta de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (SemFYC), otra asociación profesional que considera que los médicos nunca deberían aconsejar los cigarrillos electrónicos y demás diferentes variantes disponibles en el mercado, detalla que un 10% de los encuestados consideran que los cigarrillos electrónicos ayudan a dejar de fumar y más de un 40% considera que son menos perjudiciales que el tabaco convencional. El Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar, no deja lugar a dudas con su eslogan en la jornada mundial sin tabaco: “nuevos retos, misma amenaza”.

Temas: Tabaco