Ir a contenido

EN MADRID

Una mujer se suicida tras difundirse un vídeo sexual suyo entre sus compañeros de trabajo

La grabación de la mujer, de 32 años y madre de dos hijos, fue realizada hace cinco años

Los trabajadores de la fábrica Iveco compartieron masivamente la filmación

El Periódico

Fábrica de IVECO, en Madrid.

Fábrica de IVECO, en Madrid.

Una mujer de 32 años se ha suicidado en Madrid después de que se haya difundido un vídeo de carácter sexual grabado hace cinco años. Verónica, madre de dos hijos, se quitó la vida el pasado sábado tras comenzar a compartirse la grabación por Whatsapp entre sus compañeros de trabajo de la fábrica de camiones CNH Industrial, del grupo Iveco.

► Iveco será denunciada por no activar el protocolo de acoso sexual en la caso del vídeo de su trabajadora

El pasado lunes día 20 el vídeo se difundió en la empresa, que tiene más de 2.500 trabajadores, y el viernes su pareja recibió la grabación realizada cuando ella aún no se había casado. 

Declaraciones a 'Espejo público'

"Se puso muy nerviosa y se tuvo que marchar de la fábrica porque no aguantaba la presión", ha explicado Susana Martín, compañera de trabajo de la fallecida, en el programa 'Espejo público'. "Cuando se enteró el marido de que el vídeo estaba circulando a ella se le cayó el mundo", ha afirmado otro compañero, Iván Cacho.

Según han indicado dos compañeros de la fallecida del sindicato CGT, "Verónica no tenía pensado denunciar. Únicamente quería que la historia pasase e intentar estar otra vez tranquila". Pero desgraciadamente Verónica fue víctima de "miradas, gente que iba al puesto de trabajo para ver quién era la compañera", ha relatado Iván Cacho. 

Responsabilidad compartida

Considera que "todos y cada uno de los compañeros de Verónica" tienen parte de responsabilidaden esta tragedia, incluidos "los que recibieron el vídeo, los que lo difundieron y los que lo vieron". Cacho ha contado que la joven llegó a hablar con el departamento de Recursos Humanos de la empresa.

Desde el sindicato se han mostrado muy conmocionados por la noticia y exigen responsabilidades. Por un lado, por parte de la propia fábrica al no haber hecho nada desde un comienzo, y, por otro, también de los propios trabajadores al haber difundido las imágenes. "Es un tema de responsabilidad personal de todos y cada uno de los compañeros de Verónica", ha indicado uno de los portavoces de CGT.