PROTESTA EN LAS UNIVERSIDADES

Los investigadores dicen basta a su precaria vida laboral

Los científicos van a la huelga para exigir la aplicación de las majoras salariales aprobadas por decreto

Protesta de investigadores de la Universitat de Girona. 

Protesta de investigadores de la Universitat de Girona.  / ACN / ALEIX FREIXAS

2
Se lee en minutos
Carlos Márquez Daniel

En España hay cerca de 125.000 científicos. En los tiempos de la crisis climática, de la nueva movilidad, del urbanismo menos agresivo, de la batalla contra nuevos y resistentes virus y de la alimentación más natural, la investigación es tan necesaria como el respirar. Pero no siempre, más bien todo lo contrario, estos profesionales trabajan en las mejores condiciones laborales. Sueldos bajos, inestabilidad y exceso de burocracia reflejan una inquietud política más bien escasa por todo lo que tiene que ver con el I+D+I (investigación, desarrollo e innovación). Por todo ello, los investigadores catalanes han ido este martes a la huelga.

La movilización la ha convocado el sindicato CGT, el colectivo Doctorandos en Lucha y numerosas asambleas de trabajadores de las distintas universidades y centros del CSIC. Más allá del deseo genérico de mejoras sustanciales en sus condiciones laborales, los investigadores de las facultades catalanas exigen la aplicación inmediata del Estatuto del Personal Investigador en Formación (EPIF), aprobado por real decreto por el Gobierno de Pedro Sánchez a principios de marzo. Este documento establece un salario mínimo y clarifica y fija las condiciones de este perfil profesional. También determina la prórroga automática para los contratos inferiores a cuatro años y la voluntariedad de la docencia. La mayoría de los contratos actuales están muy por debajo de lo que marca este estatuto: 16.127 euros para los dos primeros años de contrato, 17.279 para el tercero y 21.533 para el cuarto, según señala la CGT.

La huelga se ha notado sobre todo, según el sindicato, en la Universitat de Barcelona, la Autònoma, la Pompeu Fabra, y la de Lleida. También, en menor medida, en Girona y Tarragona. En Bellaterra, los piquetes han cortado los accesos a la C-58 y la AP-7 a primera hora de la mañana, causando serios problemas de circulación. Los Mossos d'Esquadra han acabado interviniendo en el lugar. Una veintena de jóvenes que se manifestaban han sido identificados.

Noticias relacionadas

Además de reclamar la aplicación del real decreto, los convocantes piden la apertura de plazas estables y dignas després del doctorado para seguir con las carreras académicas, incrementar el salario del profesorado asociado, el mantenimiento de todos los puestos de trabajo del personal docente e investigador para el curso 2019-2020 y el incremento de la financiación de las universidades y los centros de investigación. A nivel de Generalitat de Catalunya, con los presupuestos prorrogados, esos deseos significan chocar contra un muro. Por ahora.  

Temas

Universidad