Ir a contenido

Datos de la población

Catalunya, cada vez más vieja

El 22,3% de los ciudadanos tendrá más de 65 años en el 2030, con un sobreenvejecimiento de los de más edad

El Periódico

Un grupo de mujeres mayores, en el barrio de Gràcia de Barcelona.

Un grupo de mujeres mayores, en el barrio de Gràcia de Barcelona. / RICARD CUGAT

La población de Catalunya alcanzará los ocho millones de habitantes en el año 2030 gracias a la inmigración, ya que el crecimiento natural de los autóctonos será negativo -habrá más muertes que nacimientos-, y un 22,3% de los catalanes tendrán más de 65 años, con un sobreenvejecimiento de los de más edad.

Así lo concluye una proyección demográfica elaborada por el Institut d'Estadística de Catalunya (Idescat), que hoy ha presentado el vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès.

El estudio avanza que la población escolar que cursará estudios de primaria de aquí al 2030 disminuirá un 17,8 %, mientras que en las etapas de educación secundaria postobligatoria y de educación universitaria aumentará, ya que las cursarán las generaciones más numerosas, nacidas alrededor del 2008.

Esperanza de vida

El director del Idescat, Frederic Udina, ha destacado que esta quinta edición de la proyección de población de Catalunya -se renueva cada 5 años- es "un ejercicio arriesgado y no exento de posibilidades de error, pero necesario para analizar los cambios y tendencias y ayudar a las administraciones a diseñar estrategias de políticas públicas".

El estudio también señala que la esperanza de vida se situará en 83,2 años para los hombres y 88 en mujeres gracias a los avances médicos y tecnológicos, ya que la esperanza de vida aumenta a un ritmo de "2 o 2 años y medio cada década", ha explicado el director del Centro de Estudios Demográficos, Albert Esteve.

La proyección demográfica indica un envejecimiento de la población, ya que aumentará la población de más de 65 años, que será de más de 1,7 millones de catalanes en el 2030, un 22,3% de la población, cuando actualmente es del 18,8%.

La población activa -de 16 a 65 años- aumentará ligeramente, fruto de los saldos migratorios previstos, y pasará de 4,863 millones de 2018 a 5,088 millones en 2030, superando el máximo histórico registrado en 2009, que fue de 5,022 millones.

Más nacimientos

Por otra parte, los nacimientos aumentarán levemente, pasarán de 1,37 hijos por mujer en 2018 a 1,51 hijos por mujer en 2030, sin embargo, los fallecimientos aumentarán y, por primera vez desde que el Idescat tiene constancia, se producirá un crecimiento negativo.

"El reto como sociedad es conseguir que la maternidad deseada se convierta en maternidad realizada, ya que los estudios demuestran que las mujeres quieren más hijos de los que acaban teniendo, y aumentar, no solo la esperanza de vida, sino la calidad de vida, para asegurar que las personas vivan más años pero mejor", ha dicho Esteve.

Según la proyección, en el 2030 todos las zonas de Catalunya tendrán más población, excepto las Terres de l’Ebredonde disminuirá un 0,7 % la población, y en tres de cada cuatro comarcas habrá más defunciones que nacimientos, una situación "que se compensará con el flujo migratorio", ha augurado Esteve.

Las comarcas situadas en el litoral y prelitoral de Barcelona, Girona y Tarragona -excepto las comarcas del Ebre- son las que crecerán más y las comarcas de la Terra Alta -8 %-, el Pallars -4,2 %-, les Garrigues -3,7 %- y la Alta Ribagorça -3,3 %- serán las que más verán disminuida su población.

"Ante este escenario de población longeva pero con escasez de recursos", ha subrayado la secretaria general del Departamento de Economía, Natàlia Mas, "es más necesario que nunca un crecimiento sostenible y desplegar los objetivos 2030".

Los retos de la Administración

Para el vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès, estos resultados son "buenas noticias, ya que la población continuará creciendo y las cotizaciones subirán", y ha señalado que los retos para la administraciones son acompañar el crecimiento demográfico con la mejora de la productividad y aumentar el gasto social debido al envejecimiento de la población para "asegurar que es un envejecimiento activo, digno y de máxima calidad de vida".

Ante el fin de la etapa de Udina como director del Idescat, Aragonès le ha felicitado por su trabajo durante los 8 años que ha estado a cargo de la institución, ya que ha conseguido "su modernización y la ha convertido en un instrumento riguroso, exhaustivo y útil para la población". 

Temas: Catalunya