Ir a contenido

EN DOS AÑOS Y MEDIO

Más de 350 menores han escapado de la tutela del Govern y no han vuelto

La Generalitat no ha podido localizar al 17% de los menores fugados de los centros de acogida

Cada semana 18 niños huyen del sistema de protección, auque la mayoría regresan

Elisenda Colell

Un menor mira por la ventana en un centro dependiente de la Generalitat.

Un menor mira por la ventana en un centro dependiente de la Generalitat. / RICARD CUGAT

Desde enero del 2017 hasta abril del 2019, la Generalitat ha perdido el control de más de 350 menores que estaban bajo su protección. Niños que se escapan de los centros de acogida y que la Administración no ha podido localizar. Teniendo en cuenta los datos que ha publicado la Conselleria d'Afers Socials tras una pregunta parlamentaria, de media, cada semana 18 menores se fugan de estos centros, aunque la mayoría, el 83%, acaban regresando. 

En el 2017 fueron 130. En el 2018, 191. Y en lo que llevamos de año ya van 28. Son el número de niños que se le han 'perdido' al Govern. Menores que están bajo la protección de la Generalitat porque su familia no puede hacerse cargo de ellos y que desaparecen de los centros de acogida. "Continúan fugados del centro de donde se han escapado" es la definición que emplea el 'conseller' de Afers Socials, Chakir el Homrani, para explicar la situación de estos chicos en la respuesta parlamentaria. 

El Govern habla de fugas cuando un menor no está "a la hora prevista" en el centro que le brinda la Generalitat. Ya sea porque vuelven más tarde de una visita con sus familiares, de la escuela o de haber quedado con sus amigos. A las pocas horas de no regresar, se notifica la fuga y se activa la policía y a la propia dirección general. En estos últimos dos años han sido 2.013 los menores fugados, aunque el 83% han acabado regresando al centro. "La mayoría, en menos de 24 horas", asegura la Generalitat.

Estos datos solo corresponden a los centros de acogida de la Direcció General d'Atenció a la Infància i l'Adolescència (DGAIA), que suponen un 12% del total de plazas actuales. Pero faltan por contar los que se producen en el resto de centros. De hecho, el Govern reconoce que en estos centros de acogida es donde se producen más fugas, porque "es el primer recurso que acoge  los chicos" cuando se les separa de sus familias, y es "imposible" estudiar el caso mientras está en casa por "la urgencia o gravedad del caso".

La diputada del PSC Beatriz Silva, que es quien ha efectuado la pregunta parlamentaria al Govern, asegura que esos más de 300 menores desaparecidos son solo "una minoría" del total que están en esa situación. La representante socialista considera que el 'Govern' está "incumpliendo los derechos del niño", que contemplan su protección, y achaca esta situación a la falta de personal en los centros. "Están desbordados y no los pueden controlar", lamenta. De hecho, esta diputada sospecha que un "gran grueso" de los menores desaparecidos son niños migrantes que se escapan para vivir en otros países europeos.