Ir a contenido

SISTEMA COLAPSADO

Grito de auxilio de los profesionales de la dependencia

Sindicatos, colegios profesionales y asociaciones de mayores exigen más recursos para mejorar la "precaria" atención

En Catalunya cada día mueren seis personas esperando una residencia, es la comunidad con mayor lista de espera

Elisenda Colell

Grito de auxilio de los profesionales de la dependencia

JULIO CARBÓ

Los principales sindicatos -CCOO y UGT- y los colegios profesionales de trabajadores y educadores sociales han unido fuerzas para exigir a la Generalitat que aporte dinero para atender correctamente a las personas dependientes en Catalunya. Aseguran que el sistema está colapsado y que los trabajadores están al límite. "Nos preocupa la atención que están recibiendo los usuarios", alertan des del sector, que temen que los casos de maltrato se vuelvan cada vez más habituales. Hartos de "esquivas" de la Generalitat, piden que se oiga su voz. "El secretario Francesc Iglesias nos anula siempre las reuniones que le pedimos", ha sentenciado Enriqueta Durán, responsable de la UGT de Acción Social.

"Tengo miedo a hacerme mayor", sentenció el pasado martes en rueda de prensa Artur Cadenas, responsable de la coordinadora de Jubilados y Pensionistas de Catalunya. Una frase, que sale del alma, después de oír el horrible panorama que han pintado los profesionales del sector, que quieren emular la unidad de acción tras constituir una plataforma en favor de las personas en situación de dependencia. "El PP aplicó graves recortes para debilitar el sistema de la dependencia, y en Cataluña no ha habido ninguna voluntad decidida de compensar la situación", esta es la primera frase del manifiesto, que sus impulsores van a presentar a Afers Socials en los próximos días. 

Catalunya es la primera comunidad del estado con más dependientes en lista de espera, según los datos del IMSERSO. En concreto son el 30% del total y cada año mueren seis personas esperando su plaza. Aunque si se cuentan las personas que están esperando una valoración, la suma superaría las 84.000 personas, la mayoría ancianos en un estado "grave" de vulnerabilidad. Y mientarstanto las residencias pivadas cuestan alrededor de 2.000 euros al mes. "Hay que destinar recursos para atender a todo el mundo como es debido", lamentó Enriqueta Durán, responsable de Acción Social de la UGT. Que acusó al 'Govern' de "mirar hacia otro lado". 

Precariedad y maltrato en las residencias

Pero los que estan atendidos tampoco gozan de mayor trato, según los promotores de la plataforma. Especialmente en las residencias concertadas, dicen, porque si la ratio de trabajador por usuario ya es baja, en estos centros ni se cumplen. "Hay centros donde los trabajadores tienen dos horas para atender a una persona de grado máxima a quien se le tiene que hacer de todo", aletrtó Elena Motos, responsable de dependencia en Comisiones Obreras.

"Las situaciones de maltrato a los ancianos se están produjendo de forma reiterada", añadió Motos. Primero, porque nadie quiere desempeñar este trabajo, con un sueldo de 985 euros brutos al mes. Y segundo porque, a su entender, "las empresas buscan sacar beneficios reduciendo gastos". Por ejemplo, en material higiénico. Ante la falta de enfermeros que quieran trabajar en residencias, ha avisado el sindicato, están desempeñando esta función personas que no están cualificadas para ello.

A principios de año, todos los sindicatos junto con las empresas que gestionan los geriátricos públicos, entre ellas el tercer sector, se sentaron en el departament para forzar una mejora de las condiciones. "Han sido todo evasivas, la Generalitat dice que no tiene dinero", se quejó Motos.

Ayudas a cuidadoras en el hogar

Según un informe de la patronal del sector, la mitad de los dependientes catalanes vive con un familiar que cuida de él, y no siempre de forma voluntaria. Unas ayudas que, en el mejor de los casos, puede llegar a los 500 euros al mes. "No entendemos porqué tienen que esperar casi un año para recibir este dinero", lamentó Enriqueta Durán de la UGT. La plataforma insistió que son las mujeres que, en la práctica mayoría, se encargan de los cuidados.

Burocracia y copago

Por su parte, el Col·legi de Treballadors Socials de Catalunya criticó la excesiva burocratización de los trámites, y el desequilibrio territorial. "Las listas de espera de valoración recaen sobre los servicios sociales, y muchas veces el copago cambia en función del municipio", criticó Mercè Civit, que insistió en la situación de saturación que ya viven la mayoría de Servicios Sociales Municipales. "Hay que dotar una ventana única que ayude a hacer los trámites", pidió Civit. Que además, lamentó que las ayudas a la dependencia no distinguen en si las personas tienen o no medios económicos suficientes.

El 'Govern' tiene un plan

Justo el mismo día el conseller d'Afers Socials, Chakir el Homrani, compareció tras la reunión semanal del ejecutivo catalán. Insistió que la aportación del estado en la dependencia incumple la ley (debería ser del 50% y no lo es). Y añadió que su relación con los sindicatos y la patronal del sector es fluida, ya que a finales de junio van a elaborar conjuntamente una hoja de ruta pensado para los próximos cuatro años. "Tenemos trabajo por hacer", aseguró el conseller.

Temas: Dependencia