Ir a contenido

enclave complicado

Fuga de policías en el Campo de Gibraltar

Hasta 95 plazas han quedado vacantes en el último concurso de méritos, un 10% será trasladado y otro 30% ha solicitado plaza fuera sin éxito

El SUP reclama incentivos para facilitar el arraigo de una plantilla cada vez más escasa para combatir el narcotráfico y la inmigración irregular

Julia Camacho

Redada de la Policía Nacional contra el narcotráfico en Algeciras, el pasado mes de marzo.

Redada de la Policía Nacional contra el narcotráfico en Algeciras, el pasado mes de marzo. / EFE / A. CARRASCO RAGEL

La excesiva carga de trabajo y la tensión continua debida a la presión que ejercen los delincuentes, especialmente los vinculados al narcotráfico, han convertido el Campo de Gibraltar en el destino al que ningún policía quiere ir, y del que todos quieren salir. Más del 40% de la plantilla ha solicitado el traslado a otra localidad en el último concurso de méritos (aunque solo el 10% lo ha conseguido). Y nadie ha reclamado las plazas libres que salían a concurso, por lo que la plantilla actual cuenta con 95 puestos sin ocupar.

La situación más grave se constata en La Línea de la Concepción (Cádiz), epicentro de la lucha contra el narcotráfico en la comarca. Allí, según los datos facilitados por el Sindicato Unificado de Policía (SUP), 124 funcionarios de los 310 que forman la comisaría pidieron el traslado. Finalmente, 54 plazas han quedado desiertas, a las que se suman otras tantas en Algeciras. Los agentes se marcharán en breve, una vez se resuelva a finales de mes el concurso convocado por el Ministerio de Interior. Y aunque el sindicato confía en que esa fuga se palie con los agentes recién licenciados que terminan la academia en junio, estos no se incorporarán a su destino hasta pasado un mes.

Tráfico de drogas y de personas

Los policías del Campo de Gibraltar se concentran en combatir dos grandes actividades delictivas: el tráfico de drogas y el tráfico de personas. Con una relación de puestos de trabajo obsoleta desde hace años, lamentan, si se dedican a uno no se pueden dedicar al otro. En los últimos meses el problema se ha acentuado por la apertura del Centro de Atención Temporal de Extranjeros (CATE) en San Roque, el punto donde se conduce a los inmigrantes cuando desembarcan de la patera para proceder a su identificación y eventual expulsión. "Se creó el centro, pero no se dotó de una plantilla de trabajo estable", reprochan en el SUP, por lo que los 50 agentes que hacen falta para atender las labores de seguridad y los trámites de extranjería en las instalaciones proceden de comisarías cercanas. "Se desviste una plantilla ya escasa para vestir otra", denuncian en el sindicato, que reclama un catálogo de puestos de trabajo específico.

De esta forma, el órgano policial augura un inicio de verano complicado por la falta de plantilla y el aumento de la inmigración irregular, una tendencia al alza que se viene produciendo en los últimos años. "Si a primeros de mayo ya estamos teniendo fines de semana con llegadas de más 300 inmigrantes, en cuanto llegue el buen tiempo de junio va a ser terrible", advierte un portavoz sindical.

Necesidad de "incentivos"

La única solución, dicen, pasa por declarar el Campo de Gibraltar como "zona de especial singularidad" para que mediante "incentivos económicos o de puntos" se pueda amarrar una plantilla "sin arraigo alguno". "Los agentes están aquí de paso, en cuanto pueden se van", afirma un portavoz sindical. En muchos de los casos, pedir como destino Algeciras, La Línea o San Roque es la mejor forma para ir acercándose a provincias cercanas, donde suelen residir. O es la última elección de algunos, que desde el primer año ya están solicitando el traslado.

Los agentes entienden que de nada ha servido la puesta en marcha de un plan especial en la zona para combatir el narcotráfico, ya que no se trata de una "apuesta de futuro", sino de "un parche" que llega a costar hasta 3.000 euros diarios en el caso, por ejemplo, de las Unidades de Respuesta Rápida (UPR). Así, se han trasladado al Campo de Gibraltar unidades especiales para combatir el narcotráfico y los delitos que lleva aparejados "que está teniendo un éxito espectacular, pero cuando se acabe la inversión o cambie la voluntad política, volverán a sus puntos de origen y aquí seguirán los mismos si no se crean estas unidades para adscribirlas a la comarca".