Ir a contenido

Acusado de homicidio

El sospechoso de matar a Janet Jumillas "Era mi amiga y no le quería ningún mal"

El juez decreta su ingreso en prisión por homicidio y deja en libertad al que se cree que es su cómplice

Los investigadores han hallado restos de sangre en el domicilio de la persona encarcelada

J. G. Albalat

Lluís Costa, abogado del principal sospechoso de la desaparición y muerte de Janet Jumillas. / ACN VÍDEO

El principal sospechoso de la desaparición y posible homicidio de la vecina de Viladecans (Barcelona) Janet Jumillas, Aitor G.P., ha comparecido este jueves en el juzgado de Cornellà de Llobregat (Barcelona) que investiga el suceso y, pese a negarse a declarar, ha afirmado al finalizar su comparecencia: "Era mi amiga y no le quería ningún mal", han explicado fuentes de la defensa. El juez José Mateu Morell ha decretado su ingreso en prisión provisional por el riesgo de fuga y la posible destrucción de pruebas, pues el cuerpo de la mujer todavía no ha sido hallado. Le atribuye los delitos de homicidio y ocultación de cadáver, aunque según su abogado, Lluís Costa, a él le ha negado cualquier relación con los hechos, y solamente admite que eran amigos.

El segundo detenido, Cristian K., sospechoso de ser cómplice de Aitor G.P., se ha ratificado en la declaración que hizo en comisaría ante los Mossos, en la que negó estar vinculado con la desaparición de la mujer, y ha quedado en libertad provisional con medidas cautelares (comparecencias quincenales en el juzgado) por un presunto delito de encubrimiento. El proceso judicial se mantiene bajo secreto de sumario, como es habitual en los casos en que no aparece la víctima. 

Restos biológicos

Según fuentes próximas a las pesquisas, agentes de la policía catalana que el pasado martes registraron la vivienda de uno de los dos detenidos, en la calle de de Ramon Sala Massagué de Cornellà, detectaron restos biológicos, en concreto sangre, que corrobora su hipótesis de que la mujer, de 39 años y desaparecida el pasado 13 de marzo, murió de forma violenta. 

El cuerpo de Janet no ha aparecido y de ahí que se atribuya al principal sospechoso la ocultación del cadáver. Uno de los hilos de los han tirado los investigadores es la geolocalización de los teléfono de los presuntos implicados, aunque fuentes cercanas al caso consultadas por Efe han explicado que podrían haber utilizadi varios teléfonos para despistar a la policía. El objetivo principal ahora es buscar el punto exacto donde podría estar el cuerpo. El juez apunta que la muerte de la mujer podría haberse cometido en el mismo domicilio del ahora encarcelado que, en estos momentos, carece de trabajo. El detenido vivía en pareja. La resolución detaca su falta de arraigo laborar y el "reducido" arraigo familiar.

La familia de Janet Jumillas denunció su desaparición el pasado 13 de marzo, tras lo que el área central de Personas Desaparecidas de la División de Investigación Criminal asumió la investigación e identificó a los dos hombres implicados presuntamente en el caso. Los agentes han rastreado en busca de pruebas cuentas de correos y redes sociales.