Ir a contenido

ESTABA DE ERASMUS EN LA SORBONA

Desaparecida la estudiante de la UAB Natalia Sánchez Uribe en París

La joven llevaba un mes diciendo que sentía que alguien la seguía, pero sus amigos pensaban que estaba exagerando

Ha aparecido en un parque la mochila donde la estudiante guardaba su móvil y su ordenador portátil

El Periódico

La estudiante española Natalia Sánchez Uribe. 

La estudiante española Natalia Sánchez Uribe. 

La mochila de la estudiante española Natalia Sánchez Uribe, desaparecida en París la semana pasada, ha aparecido con su teléfono móvil y su ordenador portátil dentro, según ha informado este lunes la universidad en la que estudia en un mensaje al que tuvo acceso Efe. La Guardia Civil ha remitido a la Gendarmería francesa el ADN de la familia de la joven para ayudar a la investigación, según fuentes del instituto armado consultadas por EL PERIÓDICO. De la búsqueda se encarga la policía francesa.

La oficina de relaciones internacionales de la Escuela de Economía de la Sorbona, donde Natalia -estudiante de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB)- cursa su beca Erasmus que concluye en dos semanas, envió un mensaje electrónico a sus compañeros de curso pidiendo que se pongan en contacto con ellos si saben algo de la joven.

Natalia, de 1,62 metros de estatura, piel morena, pelo largo castaño y un piercing en la nariz, según la descripción que hizo en Twitter la Fundación QSD (Quién Sabe Dónde) Global, está desaparecida desde el pasado 1 de mayo. La joven tiene 22 años. Su foto ha sido ampliamente difundida por las redes sociales con la intención de recabar pruebas que conduzcan a su localización. 

Extraño hallazgo

Sus padres, residentes en un municipio de Mallorca y nacidos en Granada, se encuentran en París para seguir la investigación, que se encuentra en manos de la policía francesa. Su grupo de amigas de Mallorca se sintieron extrañadas por el hecho de que sus objetos personales hayan aparecido en un parque junto a la universidad seis días después de su desaparición.

Una de estas amigas, que pidió no ser identificada, ha indicado que Sánchez había manifestado desde hace un mes su preocupación porque decía sentirse perseguida y observada.

"Llevaba un mes diciendo que sentía que alguien la seguía, pero pensábamos que estaba exagerando porque Natalia siempre ha sido muy asustadiza, así que no le hicimos mucho caso, pero no sabía quién podía ser, desconfiaba de todo el mundo", declaró la fuente.

Sola y agobiada

La joven de 22 años deseaba volver pronto a su tierra pues no había logrado hacer amistades en su estancia en París, y se sentía "sola y agobiada".

La mañana de su desaparición estaba trasladando sus maletas al piso de una amiga española, pues se acababa su contrato en el piso en el que había vivido hasta entonces, en el distrito 14, al sur de París.

Natalia dejó dos maletas en la casa de su amiga y le dijo que regresaba para recuperar una tercera y que volvería más tarde para estudiar juntas, ya que está en mitad de sus exámenes finales.

Pero no volvió a la vivienda y tampoco pasó por su anterior apartamento a recoger sus pertenencias, por lo que fueron sus compañeros de piso quienes alertaron de la desaparición a las autoridades francesas.

La familia de la muchacha dio la voz de alarma tras no tener noticias de la joven e interpuso la correspondiente denuncia ante las autoridades policiales francesas que, rápidamente, se pusieron a hacer indagaciones para averiguar el paradero de la joven estudiante.

Temas: París