Ir a contenido

RECETARIO SALUDABLE

Prepara la piel para el sol con una buena alimentación

Antes de la llegada del verano y el buen tiempo conoce como proteger tu piel de los rayos del sol a través de tu dieta

Carmen Hierro

Hortalizas que ayudan a preparar la piel para la exposición al sol, entre ellas las zanahorias.

Hortalizas que ayudan a preparar la piel para la exposición al sol, entre ellas las zanahorias. / MARTA JORDI

Con la llegada del buen tiempo y a las puertas del verano a todos nos apetece poner nuestra piel al sol y conseguir ese fabuloso moreno que luciremos en las vacaciones. Pero antes de poder exponer nuestra piel al sol debemos prepararla y cuidarla. Además de usar los cosméticos y cremas pertinentes, a través de nuestra alimentación también podremos hacerlo gracias a nuestro menú diario.

Para conseguirlo tenemos que incluir en nuestros platos alimentos que ayuden a proteger la piel del sol y minimicen los efectos que éstos tienen sobre ella. Uno de los alimentos más conocidos y más utilizados para proteger la piel de los rayos del sol son las zanahorias. Esta hortaliza es una fuente principal de betacaroteno, antioxidante que ayuda a sintetizar la vitamina A dentro del cuerpo y que por lo tanto es clave para la reparación de los tejidos celulares y la reducción del impacto negativo que tiene el sol sobre nuestra piel.

A la vez, utilizar la zanahoria en nuestros platos antes de la llegada del buen tiempo también nos ayudará a mejorar la producción de melanina del cuerpo y, por tanto, aumentará las posibilidades de broncear nuestra piel y conseguir un bonito color.

Como ingrediente imprescindible dentro de la dieta mediterránea, el aceite de oliva nos ayudará a cuidar y proteger nuestra piel del sol. Los ácidos grasos esenciales que presenta el aceite de olivan ayudan a nuestro organismo a mejorar el proceso de regeneración celular y, a la vez, disminuyen el daño oxidativo de nuestro cuerpo asociado al paso del tiempo. De la misma manera, el aceite de oliva presenta gran cantidad de vitamina E, un potente antioxidante que ayuda a proteger nuestra piel y ayuda a prepararla para combatir los efectos de los rayos ultravioleta (UV).

Importancia del Omega 3

El pescado azul, entre el que se encuentra por ejemplo la sardina, la anchoa, la caballa o el atún, son una gran fuente de omega 3, ácido graso que hidrata y aporta elasticidad a la piel, características esenciales que se necesitan antes de exponer nuestra piel a los rayos del sol.

Además, gracias a la ingesta de pescado azul vamos a ayudar a la desinflamación de los tejidos y a la reducción de los efectos de los radicales libres y de los rayos del sol. Para completar una receta de pescado azul y a la vez proteger nuestra piel podemos acompañarlo con verdura de hoja verde como son las acelgas, las espinacas, la lechuga o la rúcula.

Un toque dulce

Todos necesitamos un toque dulce o un rico postre para acompañar nuestras dietas diarias. En este caso, para ayudar a proteger nuestra piel lo que se aconseja es incluir en los menús una porción de chocolate amargo, que es aquel que presenta más de un 60% de cacao.

Su alto contenido en flavonoides, potentes agentes antioxidantes, ayudan a que nuestras células trabajen mejor en la recuperación de nuestra piel una vez que se haya quemado con los rayos del sol. Además de estos alimentos también es importante incluir en nuestra dieta, por ejemplo, los frutos rojos, los tomates o el huevo.

Algunas recetas sencillas

Sopa de aceite de oliva y berberechos

La preparación es muy sencilla Lo primero es cocer los berberechos tan solo un minuto y retirar las conchas. Colocamos en un recipiente los berberechos con un chorro de agua y comenzamos a emulsionar con aceite de oliva virgen extra. Mientras cortamos un puerro y lo freímos en una sartén. Servir la sopa decorándola con unos berberechos y un poco de puerro.

Puré de zanahoria con curry

El puré de zanahoria es una opción perfecta tanto como acompañante como plato único. Para su cocinado hervimos las zanahorias peladas en trozos durante unos 40 minutos y después la trituramos. A esa mezcla le añadimos mantequilla y leche y lo salpimentamos al gusto. Ponemos el puré en una olla, agregamos el curry y lo cocinamos a fuego lento.

Ensalada de rúcula, tomate y queso

Las ensaladas siempre son una opción cuando llega el buen tiempo. En este caso preparamos una con rúcula que acompañaremos con tomates cherrys, mozzarela fresca, aceitunas negras y rabanitos, cortados en lonchas finas. Para su aliño utilizaremos una mezcla batida de vinagre balsámico, sal, pimienta, miel, mostaza y aceite de olivan virgen extra.

Sardinas a la sal con pimentón

Primero limpiamos las sardinas y las colocamos en una bandeja de horno previamente preparada con una capa de sal y las cubrimos, de nuevo, con sal gorda. Horneamos las sardinas y una vez que se cree una costra con la sal las sacamos y las presentamos en platos aliñadas con una mezcla de aceite de oliva virgen extra, pimentón, ajo y perejil al gusto.

Fideos con caballa y alcachofas

Doramos en una cazuela unos ajos con cebolla, pimiento verde, zanahoria y alcachofas troceadas. Una vez pochado le añadimos un tomate bien picado. Mientras desgranamos los guisantes y lo incorporamos a la mezcla junto con unas hebras de azafrán. Añadimos los fideos con caldo de pescado y, pasados unos 10 minutos, incorporamos los lomos de caballa.