Ir a contenido

Inversion en los servicios de salvamento

El camión estrella de los bomberos de la Generalitat se renueva

Los 92 nuevos vehiculos de extinciòn Bomba Rural Pesada incorporarán cambio automático y despejadores de humo

Los BRP, que circularán a 105 por hora con seis bomberos y 3.500 litros de agua, se estrenarán el año que viene

Óscar Hernández

Dos bomberos revisan un camión BRP (Bomba Rural Pesada) en el parque de Sabadell.

Dos bomberos revisan un camión BRP (Bomba Rural Pesada) en el parque de Sabadell. / Álvaro Monge

Un camión de diseño catalán. El vehículo de primera intervención más utilizado por los Bombers de la Generalitat. Tanto puede acudir a un incendio forestal como a un fuego en un piso o a un rescate en un accidente de tráfico. Todo en uno. Así es, la Bomba Rural Pesada o BRP, del que la Direcció General de Prevenció, Extinció de Incendis i Salvament va a adquirir 92 unidades, que se repartirán a partir de finales del año que viene (antes hay que encargarlos, diseñarlos y fabricarlos) en los 75 parques de bomberos profesionales y los 75 de voluntarios de toda Catalunya.

El hecho de que la primera gran inversión de la Generalitat de los últimos años en vehículos para combatir incendios se haya centrado en este modelo está más que justificado. "Para nosotros es un vehículo esencial porque puede actuar en incendios fortestales porque es muy pesado y tiene mucha capacidad de agua, pero también en un incendio en un piso en zona urbana, por su gran maniobrabilidad, y también en accidentes de tráfico, porque además lleva material para rescates", explica Màxim del Valle, jefe del servicio técnico de Bombers de la Generalitat.

El fiasco de los 'egipcios'

La idea de este camión tanque ligero nació en los años 80 en Catalunya después del fiasco de los llamados 'egipcios', vehículos de bomberos que se repartieron a bajo precio en varias comunidades autónomas al fracasar la venta de una gran partida fabricada por Pegaso en un acuerdo entre España y Egipto (de ahí su nombre). Su elevada altura provocó muchos accidentes, dos de ellos mortales, ya que volcaba con facilidad. Fueron retirados de la circulación y los bomberos catalanes tuvieron que diseñar un vehículo que los sutituyera.

Los BRP, que pueden ser de distintas marcas (Renault y Mercedes son ahora las más comunes), tienen un chasis todoterreno y tracción 4x4, una cabina doble con capacidad para seis bomberos, con espacio para todo su equipo personal; una cisterna con 3.000 litros de agua y 500 de autoprotección;  una bomba de agua, y el material típico para las numerosas intervenciones, desde mangueras hasta equipos de respiración autónoma y herramientas para una excarcelación o rescate de personas en el amasijo de hierros de un accidente.

Ducha de autoprotección

Los 500 litros de agua de autoprotección son los destinados, por ejemplo, a remojar la cabina del vehículo en el caso de que el camión quede rodeado por las llamas en un incendio forestal y así garantizar la superviviencia del los bomberos hasta que pase esa eventual ola de fuego. En cuanto a velocidad, están diseñados para circular a 105 kilómetros por hora. Ademas, el cambio sera por primera vez automático, lo que obligará a formar a los bomberos en una nueva forma de conducción. Como los actuales, los nuevos BRP también tendrñan una estructura reforzada que proteja a sus ocupantes en caso de vuelco, pero no se verá a simple vista como las barras blancas que aún llevan la mayoría.

Una vez licitado el concurso, y cuando se decida qué empresas van a fabricarlos (pueden participar de toda Europa), técnicos de Bombers, que están en activo y pueden aportar su experiencia, colaborarán en el diseño de todo el vehículo. Otra de las novedades que incorpora es un gran ventilador que permitirá a los bomberos esparcir el humo para tener más visibilidad cuando accedan a un edificio en llamas. "Hasta hora usábamos el ventilador para sacar el humo, pero hemos aprendido de los bomberos de EEUU que también se puede usar al principio para despejarlo y ver mejor para acercarnos al fuego", añade Del Valle.