Ir a contenido

Más problemas en el transporte en tren

La línea R-1 de Rodalies en el Maresme acumula una semana de retrasos por el oleaje

Adif afirma que el temporal marítimo provoca que se pongan en rojo los semáforos y que se tenga que dar paso manualmente

Óscar Hernández

Oleaje en la costa de la ciudad de Barcelona, esta semana.

Oleaje en la costa de la ciudad de Barcelona, esta semana. / Maite Cruz

La línea R-1 de Rodalies lleva una semana sufriendo retrasos de unos 20 minutos en el Maresme. El origen de los problemas es, según fuentes de Adif, la gestora de la red, que en el tramo entre las estaciones de Mataró y Vilassar los semáforos se ponen en rojo al detectar agua y sal junto a las líneas del sistema de señalización.

Renfe ha anunciado hoy a sus pasajeros que volvían a producirse retrasos en esta línea, para desespero de los que a primera hora de la mañana se dirgían a Barcelona para ir a trabajar. La incidencia se repite casi diariamente desde el pasado viernes 19 de abril. Fuentes de Renfe han indicado que no se trata en este caso de ninguna avería de sus trenes, sino del sistema de señalización, más concretamente de los semáforos, que gestiona Adif.

Agua con sal en las vías

Fuentes del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) han confirmado la incidencia, para la que se ha destinado personal especial. "A causa del temporal y, sobre todo, de la proximidad de las vías al mar, las olas llegan hasta las vías. El agua con sal se filtra entre el balasto (las piedras que hay bajo los raíles) y afecta a los cables del sistema de señalización, que al detectarla pone en rojo los semáforos por seguridad", explicaron. Esta incidencia se denomina "ocupación de circuitos".

Los cinco semáforos que se ponen en rojo son los comprendidos entre Vilassar y Mataró, si bien el punto donde el agua del mar accede hasta las vías está en el término municipal de Cabrera, donde los pasajeros pueden ver el mar casi pegado a las vías. Adif quiere construir un espigón en ese tramo, que frenaría las olas y evitaría estas incidencias. El proyecto está redactado desde el año pasado, pero aún no ha sido aprobada su ejecución.

La falta de sol agrava el problema

"Estos días el problema se agrava porque hay más humedad y el agua con sal que hay en el balasto no se puede evaporar", han indicado las fuentes de Adif, lo que justificaría que otros días con oleaje la afectación haya sido menor. Adif está instalando desde hace meses el sistema ERTMS o Sistema Europeo de Gestión de Tráfico Ferroviario en la línea del Maresme. Sin embargo, estos días los técnicos de Adif deben regular el paso de trenes de forma manual desde las distintas estaciones hasta que consiguen que los semáforos vuelvan a funcionar. Estas operaciones, que causan varias paradas del tren entre Vilassar y Mataró, causan los retrasos de unos 20 minutos.