Ir a contenido

SANCIÓN ADMINISTRATIVA

Multa a Aquapolis Costa Daurada por tener seis delfines en una instalación inadecuada

La piscina en la que estaban los animales tenía "escasa profundidad" y era "falta de sombras"

Efe

Delfines en un zoológico.

Delfines en un zoológico. / JORDI COTRINA

La Generalitat ha impuesto cuatro multas por valor de un total de 801 euros a la empresa Leisure Parks S.A. Aquopolis Costa Daurada porque este parque acuático incumplió la ley de protección animal al mantener a seis delfines "en instalaciones inadecuadas desde el punto de vista de su bienestar".

Según la resolución del departamento de Territori i Sostenibilitat, el núcleo zoológico del Aquopolis Costa Daurada, situado en el municipio de Vila-Seca, "alojaba temporalmente a seis delfines mulares procedentes del centro acuático de Benalmádena, Málaga, en una piscina de olas con escasa profundidad y falta de sombras" para los delfines.

Los delfines estuvieron en el parque de Vila-seca durante cuatro meses mientras hacían obras en el centro acuático de Benalmádena.

El expediente se inició tras una denuncia presentada ante el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil, que, junto a los servicios veterinarios de la Generalitat, inspeccionaron el núcleo zoológico Aquopolis, que acogía temporalmente a seis delfines en un espacio "no autorizado".

La resolución de la Generalitat, que desestima el recurso de alzada que presentó Aquopolis, considera que "el informe veterinario es explícito en las limitaciones de la piscina de olas, por la falta de sombras y escasa profundidad, dada la envergadura de los delfines, que no les permite el normal desarrollo de movimientos, como la verticalidad".

El mismo informe destaca que la profundidad máxima de la piscina de olas, que "simulaba una playa artificial con olas", era de 1,80 metros, además de que "tampoco constaban analíticas completas del agua de la piscina".

Infracciones

Estos hechos suponen, según la resolución, una infracción administrativa leve, con un cargo de 150 euros, mientras que considera grave, con una sanción de 401 euros, que el centro no tenía toda la documentación original de los animales alojados, aunque considera un atenuante que tuviera copias.

La Generalitat también ha sancionado a la empresa por "no tener en un lugar visible la acreditación de la inscripción en el Registro de núcleos zoológicos" -multa de 100 euros- y por no tener actualizado el libro de registro oficial para los núcleos zoológicos y las instituciones, talleres y personas que practican actividades de taxidermia -150 euros-.

El portavoz de la plataforma animalista ZOOXXI, Leonardo Anselmi, ha destacado que "es la primera vez que una empresa que gestiona zoológicos es sancionada por la comisión de una conducta contraria a la ley sobre protección animal".

"Casos como este nos demuestran los verdaderos intereses de estas asociaciones internacionales quedan lejos de la conservación de los animales y la naturaleza", ha valorado Anselmi.

ZOOXXI también ha denunciado que "los seis delfines pertenecían al programa de cría en cautividad para especies en peligro de extinción (EEP) de la EAZA (Asociación europea de zoos y acuarios), a pesar de que según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza los delfines mulares no se encuentran en peligro de extinción".

La empresa que gestiona el parque acuático de Tarragona tiene dos meses para interponer un recurso contencioso administrativo contra esta resolución, que lleva fecha de 27 de marzo.