Ir a contenido

Una mamá a los políticos: "Dejaos de mítines y actuad contra el cáncer infantil"

Nieves Casado, que perdió a su hija hace dos años por un tumor letal, dirige una dura carta a los partidos en campaña

"No necesitamos que nos llenéis los buzones de propaganda, necesitamos que os gastéis ese dinero en salvar vidas", señala

Patricia Martín

Carta de una madre pidiendo más dinero para investigar el cáncer infantil.

Nieves Casado, que perdió  a su hija Lucía hace un par de años debido a un tumor en el tronco cerebral llamado DIPG, que padecen entre 20 y 30 niños cada año y para el que no existe ningún tipo de cura, ha dirigido una dura carta a los políticos, ahora que están en plena campaña, para que en lugar de "llenar los buzones con propaganda electoral", gasten ese dinero en "salvar vidas". 

La videocarta, que se ha difundido en las redes sociales y en la plataforma Change.org, a través de la campaña #laorejade, avisa a todo aquel que vea el vídeo que sus palabras pueden ser "muy duras", pero representan la "voz de muchos papás", que están desesperados tras comprobar que sus hijos sufren cáncer, que causa "vómitos, fiebre, les hace arrastrar las piernas, perder el pelo y sufrir duras operaciones" y, sin embargo, no hay la suficiente investigación para intentar dar con una cura. 

De hecho, Lucía presentó en el Congreso 257.000 firmas a través de las que reclamaba al Gobierno y los partidos más investigación en el cáncer infantil, que al tener una incidencia menor, recibe menos fondos públicos y muchos de las ensayos clínicos se financian exclusivamente con donaciones. 

Como pasados los años, el problema sigue, Nieves pide a los políticos en esta campaña a las elecciones del 28 de abril que en lugar de "prometer y prometer, actúen". "Dejaos de mítines absurdos, de cenas y de poneros a parir los unos a los otros y por favor actuad", añade, tras explicar que, después de 50 años, no existe una cura para el DIPG porque "no se ha invertido lo suficiente". 

De hecho, el 70% de los afectados por DIPG fallecen en el primer año tras el diagnóstico y el 90% en el segundo año. El cáncer infantil, en todas sus apariencias, es la primera causa de mortalidad en niños y cada año en torno a 1.300 menores y sus familias reciben la fatal noticia de que padecen algún tipo de tumor.