Ir a contenido

Corea del Sur legaliza el aborto

Se añade a la lista de países desarrollados que despenaliza esta práctica

El Tribunal Constitucional ordena al Parlamento que debe permitirlo

Adrián Foncillas

Manifestantes a favor del aborto celebran la decision este jueves del Tribunal Constitucional en Seul  

Manifestantes a favor del aborto celebran la decision este jueves del Tribunal Constitucional en Seul  

El aborto será legal en Corea del Sur. El Tribunal Constitucional ha ordenado esta semana al Parlamento que antes de finales de 2020 reforme la ley que lo prohíbe. El país ingresará entonces en la normalidad: dejará de ser una excepción entre las sociedades desarrolladas que aún criminalizan la interrupción del embarazo,  acomodará la normativa a la sensibilidad social y permitirá una práctica tan generalizada como asumida.

El alto tribunal decidió por siete votos a favor y dos en contra que la prohibición del aborto es inconstitucional. Esa ley, aclara la sentencia, “limita los derechos de las mujeres a perseguir sus destinos y viola sus derechos a la salud porque limita su acceso a procedimientos seguros y puntuales”. La decisión subraya el impacto del movimiento #Metoo en una de las sociedades más machistas del mundo. El mismo tribunal había mantenido la ley cinco años atrás en una votación que acabó con empate a cuatro votos por la ausencia de un juez.

La ley, aprobada 66 años atrás, sólo permite el aborto en casos de violación, incesto, serio riesgo para la salud de la madre o malformaciones graves. Contempla hasta un año de cárcel y multas de dos millones de wons (1.558 euros) para las mujeres y dos años de cárcel para los médicos. 

Los registros del Instituto Coreano para la Salud y Asuntos Sociales sientan la pronunciada caída del número de abortos: 342.000 en 2005, 168.000 en 2011 y 49.700 el pasado año. El 94 % de los últimos fueron ilegales. Pero los expertos alertan de que podrían ser hasta diez veces más porque el estigma recomienda la clandestinidad. Un estudio del pasado año del Instituto Coreano de Desarrollo de la Mujer fortalece esa impresión: abortó una de cada cinco mujeres embarazadas y sólo un 1 % estaba amparada por la normativa.

En la tendencia ha influido más el menor número de mujeres en edad fértil y la mayor oferta de métodos anticonceptivos que el miedo al castigo. La ley, de hecho, era papel mojado. Apenas 80 mujeres y doctores se sentaron ante la justicia en los últimos cinco años y sólo uno pisó la cárcel. La decisión judicial llega tras el amparo solicitado por una doctora procesada tras practicar 70 abortos ilegales. La ley, defiende, atenta contra el logro de la felicidad, la igualdad y la libertad.

Pero la ley ha perpetuado el sentimiento de culpa y frenado el desarrollo médico. Muchos doctores que efectúan abortos ilegales carecen de la formación adecuada y utilizan métodos anticuados, denuncian los expertos. También permite que los cónyuges amenacen a las mujeres con denunciarlas o las chantajeen tras el final de la relación.

Las últimas encuestas acreditan la tendencia social. Un 58 % de los preguntados están a favor del aborto y el porcentaje se eleva al 75 % en el segmento de mujeres en edad fértil. Una petición para legalizarlo sumó más de 230.000 firmas el pasado año y una manifestación en diciembre en Seúl reunió a 3.000 personas. Pero la delicacadeza del asunto explica que muchas ocultaran su cara con máscaras y los organizadores censurasen las fotos que permitían identificarlas.

El fallo judicial supone un hito en una sociedad conservadora y con el mayor porcentaje de cristianos de Asia. La polarización alcanza al Gobierno: el Ministerio de Familia e Igualdad de Géneros había pedido la legalización del aborto mientras el de Justicia aludía al deber del Estado de proteger el derecho a la vida del feto. Del debate ha huido Moon Jae-in, el admirable presidente que ha adoptado la paz en la península como reto vital. Es tan católico como entusiasta defensor de los derechos de las mujeres en un país que ocupa el puesto 116 entre 144 países en la clasificación de igualdad de géneros.

Protestas en la calle

En las calles de Seúl se han alternado ambos bandos. Un millar de activistas protagonizaron en abril una “Marcha por la vida” con pancartas que asimilaban el aborto al asesinato. Esas asociaciones cristianas, con fuertes lazos con los poderosos movimientos afines en Estados Unidos, han abierto una línea telefónica para denunciar a doctores y mujeres involucrados en abortos ilegales. El arzobispo de la capital, Andrew Yeom Soo-jung, afirmó que el dolor de las mujeres no venía del código penal sino de “la situación que las empuja al aborto”.

“En la tradición coreana contamos la edad del niño a partir de la concepción, así que cuando nace ya tiene un año. Los niños son especialmente queridos y estas sensibilidades están reforzadas por la cultura, la sociedad y la religión”, explica Linda Hasunuma, profesora de Ciencia Política de la Universidad de Bridgeport y estudiosa de cuestiones de género en Corea del Sur. “Aunque las sensibilidades de la mujer y de la sociedad en general hacia el aborto están cambiando, existe aún mucha vergüenza y condena por lo que es un asunto secreto y escondido”, añade.

La postura gubernamental hacia la ley ha variado en función de las urgencias demográficas. La ley fue olímpicamente ignorada en la década de los 70 y los 80, cuando el país encadenaba baby booms y desde Seúl se aclaraba que “dos hijos son demasiados”. La preferencia por los varones, que perpetúan el apellido, abocaba a muchas parejas a la ilegalidad. La llegada de la tecnología de ultrasonidos estimuló los abortos de niñas. También el estigma social de la madre soltera incrementó las cifras. Hasta no hace tanto tiempo eran forzadas a abandonar los estudios, repudiadas por sus familias y enviadas a remotas instituciones.

El fallo jubilará esa hipocresía legal que criminaliza una conducta generalizada y socialmente aceptada. El aborto ha sido adoptado por los movimientos feministas que luchan contra el milenario andamiaje patriarcal del país. “Existe una creciente conciencia sobre el daño y los peligros para la vida y la salud de la mujer que causa la prohibición del aborto y este cambio refleja la mayor aceptación de los derechos de la mujer en Corea del Sur”, juzga Hasunuma.

El aborto en el resto del mundo

En Europa son solo cuatro paises donde el aborto es ilegal: Malta, Andorra, San Marino y el Vaticano. En África la legalización de esta práctica es minoritaria. Ocho países lo prohíben y un grueso importante solo lo permiten en caso de peligro para la vida de la madre. Misma situación que se dá en la mayoría de Asia y America Latina. Por ejemplo en Argentina el movimiento feminista no logró legalizar la interrupción del embarazo. Son las mujeres de Europa y América del Norte las que se benefician de la legislación más liberal, a la que se suma ahora Corea del Sur.