28 nov 2020

Ir a contenido

COOPERACIÓN BILATERAL

Las universidades españolas cortejan el mercado ruso para internacionalizarse

Cuatro instituciones, entre ellas la catalana Rovira i Virgili, firman en Moscú un memorando de cooperacion con cuatro homólogas rusas

España ha sido este año el primer país invitado de honor en la Feria Internacional de la Educación en Moscú, patrocinada por la UNESCO

Marc Marginedas

Reunión de autoridades educativas españolas y rusas, el miércoles pasado, en Moscú.

Reunión de autoridades educativas españolas y rusas, el miércoles pasado, en Moscú. / efe

Vera Galitsky habla un catalán sin mácula con un suave deje ruso. Se gana la vida dando clases de la lengua de Pompeu Fabra vía Skype a estudiantes rusos afincados en Catalunya. Y en el V Salón Internacional de la Educación de Moscú se ha acercado hasta el estand que regenta España para recoger información destinada a sus alumnos, quienes pretenden labrarse un futuro profesional en tierras catalanas y necesitan el idioma.

No lejos, Angela, una joven rusa de 19 años con un castellano también impecable, se pasea por los alrededores del tenderete español con una ancha camiseta blanca en la que se lee: 'Study in Spain'. Le espera próximamente un año en Granada para profundizar su conocimiento del idioma cervantino. "De España me gusta el clima, la gente, la forma de vivir....", suspira.      

La universidad española ostenta un grado de internacionalización aún inferior a los países de su entorno, en particular si la comparamos con países como Francia o Italia. Y para cubrir esa brecha, Rusia se perfila como uno de los mercados con mayor potencial de atracción de estudiantes, lo que ha empujado a las autoridades gubernamentales españolas a apoyar campañas de promoción en este país para atraer estudiantes rusos a sus programas. El número de universitarios rusos matriculados en España ha dado un salto espectacular en los últimos años, pasando de 967 en el 2012 a 1.877 en el 2016, incluyendo a 477 estudiantes de máster y 190 alumnos de un doctorado. Además, el interés se ha diversificado, alejándose de las disciplinas tradicionales como la lengua, y adentrándose en materias como la ingeniería o la medicina.  

Este año, por vez primera desde que arrancó la que es la principal feria rusa del sector, patrocinada por la UNESCO, un país ha sido invitado de honor, distinción que ha recaído precisamente en España. Y gracias a este reconocimiento, destacadas universidades de España, como la Carlos III de Madrid, la Universidad de Granada, la Universitat Ramon Llull, entre otras, han podido ofrecer sus cursos de grado y posgrado a los miles de visitantes del evento. Además, cuatro instituciones educativas españolas -Carlos III de Madrid, Rovira i Virgili de Tarragona, Universitat de València y Universidad de Oviedo- han aprovechado la ocasión para firmar un memorando con cuatro homólogas rusas con el objeto de impulsar la "cooperación educativa", "las investigaciones" y la "internacionalización". 

"Gran margen para la cooperación"

La secretaria de Estado española de Universidades, Investigación e Innovación, Ángeles Heras ha acudido a la capital rusa en la semana que ahora acaba para apoyar los esfuerzos que realizan las instituciones educativas españolas para internacionalizarse en Rusia. "Hay un gran margen para la cooperación universitaria; España y Rusia son países con estudios muy complementarios", ha declarado Heras, quien durante su estancia en Moscú, se ha entrevistado con el ministro de Ciencia de Rusia, Mijaíl Kotiukov.  

Otra de las personas que ha viajado estos últimos días a Moscú es la rectora de la universidad tarraconense Rovira i Virgili, María José Figueras Salvat. Ve grandes posibilidades de cooperación académica en temas como el cambio climático con la Universidad Estatal de Tomsk, en Siberia. "Ellos tienen puestos de observación y los datos y nosotros hemos ideado pautas" para medirlo, destaca. En Tarragona vive todo el año una importante colonia de ciudadanos rusos, y entre ellos despiertan gran interés materias como la Química, la Enología, el Turismo, la Geografía o incluso el Derecho, esta última precisamente para proveer de servicios jurídicos a una comunidad que cada vez está más implantada en la provincia.