iniciativa educativa

La Milla de la Mina: una carrera para romper estigmas

Los alumnos de segundo de la ESO del instituto escuela La Mina organizan la primera carrera La Milla de la Mina

Con la intención de incentivar la asistencia escolar, el centro ha hecho un cambio metodológico en sus aulas

Primera carrera La Milla de la Mina  organizada por los alumnos de segundo de la ESO del Institut Escola La Mina

Primera carrera La Milla de la Mina  organizada por los alumnos de segundo de la ESO del Institut Escola La Mina / Ferran Nadeu

Se lee en minutos

Alba Jaumandreu

La Mina se ha llenado de ilusión. Un barrio con dificultades se ha cargado de colores música y entusiasmo este jueves por la mañana. Esto lo han conseguido con esfuerzo los alumnos de segundo de la ESO del instituto escuela La Mina.   

Este jueves ha sido el gran día, los alumnos y vecinos del barrio han corrido La Milla de la Mina, un proyecto organizado por una cuarentena de alumnos. Y aunque la carrera ha tomado forma durante solo una hora, los promotores llevaban un mes y medio trabajando para ello. “Estamos muy emocionados, también nerviosos, para que todo salga bien”, afirmaba José Cortés, alumno de segundo de la ESO, y añadía que para todo el grupo es muy importante haber podido organizar un evento tan grande.

Incluir a los excluidos 

Los nervios se han dejado ver, pero también la ilusión de unos niños que muchas veces se sienten excluidos de la sociedad, y que esto les ha permitido sentirse protagonistas por un día. “Queremos incluir a los que a veces ellos mismos se excluyen”, explicaba Cesc Gacia, profesor organizador de la Milla de la Mina. 

La escuela patas arriba y parte del barrio presente han sumado un total de 480 corredores. Desde el más pequeño con 10 años hasta el más mayor con 86 años han recorrido los 1.620 metros (1 milla)Victoria Fernández de 81 años: “A mí cosas como estas en el barrio me dan la vida”. Además, Victoria ha hecho toda la carrera de principio a fin, llegando a la meta a paso ligero y aplaudiendo. A su lado Anna Cabrera, de 79, no tenía claro poder acabar la carrera, pero ha llegado junto a todo el grupo de gente mayor del CAP.

Aplicación real

Durante el mes y medio de preparación los alumnos se han desarrollado en cuatro áreasdifusión del acto, velar por la seguridadanimación durante el acto y finalmente gestiones administrativasSandra Sánchez de 13 años ha sido una de las organizadoras de la Milla, y su función durante el acto ha sido controlar la seguridad, aunque aseguraba que todo empezó enviando cartas al ayuntamiento. “Llevamos casi dos meses trabajando, y estoy orgullosa de lo que hemos hecho, y que pueda tener una aplicación real”

Toda la comunidad escolar se ha involucrado en el gran día, pero también entidades, asociaciones, escuelas e institutos del entorno de La Mina. Esto ha permitido unir tejido social y vincular la escuela al entorno del barrio.  

Cambio metodológico

Noticias relacionadas

El proyecto de La Milla de la Mina no es el único que el instituto escuela está trabajando. El cambio metodológico ha permitido iniciar cuatro proyectos en paralelo, uno por curso, que se basan en construir proyectos con una aplicación real. Con la intención de motivar, unir y sobre todo incentivar, la escuela quiere llegar a todos los alumnos que no tienen una voz que les obligue a cumplir con sus obligaciones escolares y extraescolares. 

“Esta escuela sufre de un absentismo escolar muy elevado, y proyectos como este motivan a los alumnos a asistir a clase”, explica Marta del Campo directora del centro, y añade que  la idea es hacer participes a los niños para que ellos mismos se incentiven a ir a la escuela.