01 dic 2020

Ir a contenido

Juana Rivas denuncia de nuevo a su expareja por maltrato de sus hijos

Las demandas se han presentado en Italia apoyadas en informes médicos de las últimas semanas

La Fiscalía italiana archivó hace unos días las anteriores denuncias por falta de fundamento

Julia Camacho

Juana Rivas, a la entrada del juzgado de Granada.

Juana Rivas, a la entrada del juzgado de Granada. / EFE / PEPE TORRES

La acumulación de sentencias en su contra no parece desanimar a Juana Rivas, la madre granadina condenada a cinco años de cárcel por permanecer un mes escondida desobedeciendo el mandato judicial que le obligaba a devolver a sus hijos con su padre en Italia. Ella siempre defendió que era su forma de protegerse contra la violencia de género sufrida. Y ahora, vuelve a la carga con dos nuevas denuncias contra su ex marido, Francesco Arcuri, acusándole de malos tratos a sus hijos, que en la actualidad cuentan con 12 y 6 años.

Fuentes judiciales de su defensa confirmaron que las denuncias se sustentan en los partes de lesiones emitidos por el personal médico que atendió a los menores en las últimas semanas, en las fechas en que Rivas acudió a visitarles. Su presentación ante los tribunales italianos se produce justo después de conocerse que la Fiscalía del país transalpino decidió archivar ocho denuncias anteriores en las que acusaba a Arcuri de malos tratos físicos y psicológicos tanto a los menores como a ella, entre ellas la que presentó en Granada nada más marcharse de Carloforte (Cagliari) en 2016 y a la que Rivas se ha aferrado como argumento para su posterior rechazo a devolver a los menores.

El ministerio público italiano, no obstante, entiende que no procede continuar adelante por falta de pruebas y al darle poca verosimilitud a la versión de Rivas. Es más, considera que las supuestas lesiones denunciadas son incompatibles con las situaciones descritas y contrapone el testimonio de la progenitora con el informe psicológico elaborado por los peritos judiciales en el proceso de custodia de los niños, que describió a Rivas como una personalidad “manipuladora” e “incapaz de distinguir su interés del de sus hijos”, recomendando a la mujer que siguiera una terapia semana para recuperar sus “habilidades maternales”.

Falta de actuación de la Fiscalía

Ahora, y la espera de recurrir ante el Tribunal Supremo la condena en España a cinco años de cárcel por sustracción de menores,  la defensa de Rivas se centra en los procedimientos en Italia. Junto a la presentación de esas dos nuevas denuncias, que inciden en el supuesto maltrato, han recurrido el archivo de las causas anteriores por cuanto se ha producido “sin siquiera haber escuchado” a la madre, según confirman desde su defensa.

Así, el recurso de oposición no solo cuestiona la “falta de actuaciones” llevadas a cabo por el ministerio público en la fase de investigación, sino que además reprocha que ese archivo se sustente fundamentalmente en el informe psicológico de otro procedimiento. Un peritaje que,  además, formula sus conclusiones en torno al síndrome de alienación parental, muy cuestionado por numerosos especialistas. De hecho, la guía contra la violencia de género elaborada por el Consejo General del Poder Judicial en nuestro país rechaza su empleo en los procedimientos judiciales al no haber sido reconocido por ninguna asociación profesional o científica, y subrayando que aceptarlo en un procedimiento de guardia y custodia “supone someter a los menores a una terapia coactiva y una vulneración de sus derechos por parte de las instituciones que precisamente tienen como función protegerles”.

En este sentido, la defensa de Rivas en Italia considera que el hecho de que se haya fijado de inmediato una vista para el próximo 3 de julio avala la “multitud de pruebas documentales y testificales” presentadas por Rivas en dicho recurso para acreditar la realidad de los hechos denunciados.