Ir a contenido

DÍA INTERNACIONAL DEL PUEBLO GITANO

Cuentos populares en versión gitana para integrar la comunidad

Este lunes se celebra el día internacional del pueblo gitano, una comunidad sobre la que aún pesan muchos estigmas

Alba Jaumandreu

Unas madres cuentan cuentos tradicionales, adaptados a la realidad gitana, en el colegio Enric Granados de Barcelona.

Unas madres cuentan cuentos tradicionales, adaptados a la realidad gitana, en el colegio Enric Granados de Barcelona. / FERRAN NADEU

Cantando "poropopó poropopero" nació la primera gitana, hecha por una mujer que se sentía sola y que dedicó su vida a crear a sus amigos con agua, tierra y un horno. El primero quedó muy blanquito, el segundo quedó muy oscuro, y el tercero quedó tostadito y salió cantando. Todos tenían en común los brazos, las piernas, los ojos, las orejas y la boca. Todos eran iguales, pero con distintos tonos de piel.

Este lunes se celebra el día internacional del pueblo gitano, y la escuela Enric Granados de Barcelona ha querido acercar esta cultura a los más pequeños. El viernes celebraron la hora del cuento de una manera distinta, contando cuentos populares en versión gitana. Desde el relato que explica cómo surgieron las razas hasta los tres cerditos con el tío Sisito.

14 países distintos

Alrededor de una trentena de pequeños, de entre tres y cinco años, participaron en este espacio de cuentacuentos, explicados por familiares y ex alumnas gitanas. Entre las historias se colaba música, aplausos, gritos y cultura. Cada uno de los niños pudo participar de manera distinta: interviniendo durante el cuento, cantando, aplaudiendo o simplemente escuchándolo.

"No nos fijamos en la diversidad. Para nosotros es riqueza"

Anna Pous

Directora del centro escolar Enric Granados 

Los alumnos del ciclo infantil del Enric Granados de Barcelona provienen de razas y nacionalidades muy distintas. Hay payos (uno solo, de hecho) y gitanos; y niños procedentes de Honduras, Perú, Italia, Marruecos, Pakistán, Filipinas, Venezuela, Bolivia, Ecuador, Nicaragua, India, Senegal y Bangladés. "No nos fijamos en la diversidad. Para nosotros es riqueza. Todos juntos somos una familia", afirma la directora del centro, Anna Pous.

Promotor escolar

Este acto se ha organizado junto a la promotora escolar para la fundación privada Pere Closa, Luisa Montero, que trabaja para que se respete la cultura gitana, y la integración de los gitanos en los centros escolares. "La situación de los gitanos está mejor, aunque no se trata de integrarlos, sino de incluirlos", afirma Montero.

"Cuando empecé hace diez años no me imaginaba que existía tanto racismo"

Luisa Montero

Promotora escolar para la fundación privada Pere Closa

Esta figura del promotor está presente desde hace 10 años en 39 centros escolares de Barcelona, allí donde hay comunidades gitanas. Ella es una de la decena de promotores que están repartidos en cinco distritos de Barcelona y que trabajan para "su pueblo""Cuando empecé hace una década no me imaginaba que existía tanto racismo", afirma Montero, que añade que los niños no ven las diferencias, y para ellos son todos iguales.

Tradiciones gitanas

"Seguimos las tradiciones de nuestro pueblo gitano", afirman las primas Amaya: María y Zaira. Esta última es exalumna del centro, y lo recuerda con mucho cariño: "Aquí ya estudiaron mis padres y mis tíos", una familia gitana con varias generaciones instauradas en Barcelona. Aunque ella tiene 20 años y no estudia ni trabaja, reconoce que si hubiera tenido más recursos, seguramente, lo hubiera hecho. María en cambio tiene 18 años y está estudiando formación relacionada con la belleza.

Las dos desde pequeñas han estado acompañadas de Luisa en el espacio llamado dominical que han creado en el barrio. En este espacio ofrecen una educación dedicada a la libertad y a potenciar el empoderamiento de las gitanas. "'Cuanto más estudies más libre serás' les decimos a los pequeños", afirma la promotora, que junto al músico Chele Santiago explican que desde esta comunidad hacen refuerzo escolar, a todos los niños del barrio no solo gitanos, además de ofrecer teatro y música.

La escuela

En este centro se educa en libertad, explica la directora. "Celebramos todas las festividades. Lo que queremos es estar todos juntos". Desde la escuela potencian la educación cultural integrando todas las nacionalidades y razas distintas. "Cuando tenemos una fiesta musulmana también la hacemos", explica Pous.

"El problema no está entre los niños, sino en los adultos"

Profesoras de educación infantil Enric Granados 

Según explican tanto las profesoras, como la directora, la intención es hacerles sentir que pueden, sean de donde sean y vengan de donde vengan.

Las tres profesoras de educación infantil explican que entre los niños no hay diferencia alguna, y que de hecho no se diferencian entre sí. Aunque afirman que a partir de P-5 (cinco años), empiezan hacer comentarios, un tanto discriminatorios, por lo que oyen en casa. "El problema no está entre los niños, sino en los adultos".

Temas: Gitanos